En sus más de 40 años en el arbitraje, Diógenes Alberto Tello Montes ha dirigido partidos de Copa Perú y Torneo Descentralizado (Liga 1) y ahora es asesor en la Comisión Departamental de Árbitros (Codar-Huánuco).

En el siguiente diálogo, el popular ‘Comegato’ (por sus rasgos parecidos al personaje de la historieta Condorito) contó sus anécdotas en el arbitraje y aseguró que para ser árbitro hay que tener mucho carácter en el campo de juego.

PÁGINA3: En los años que tiene en el arbitraje ¿Cuánto ha cambiado el fútbol y el arbitraje?

ALBERTO TELLO: Ha cambiado bastante. Antes los clubes traían jugadores mayores, de peso, que no te exigían tanto en la parte física. Hoy en día veo que los equipos tienen jugadores mucho más jóvenes, que corren más y eso exige que el árbitro esté bien preparado físicamente.

P3: ¿Qué se necesita para ser árbitro?

A.T.: Primero, que tenga mucho carácter, personalidad y que le guste el arbitraje. Un árbitro puede sacar 20 en la teoría, pero si no tiene carácter, va a ser difícil que pueda manejar un partido y es preferible que se dedique a otra cosa.

P3: ¿Qué requisitos se requiere para ser árbitro FIFA?

A.T.: Llegar a ser árbitro FIFA es bastante sacrificado. La Conar evalúa constantemente el rendimiento de los árbitros en el campo, también la acumulación de partidos en la Etapa Nacional. Aparte de eso, es dedicar tiempo completo al arbitraje, prepararse bien teórica y físicamente. Eso ya depende de los mismos árbitros.

P3: ¿Cuáles son los errores más frecuenten que cometen los árbitros?

A.T.: Generalmente conocen la teoría, pero en la cancha le falta cambiar de ritmo y las decisiones oportunas. Pero eso es innato de un árbitro: le reclama un jugador y cambia su decisión, pierde el equilibrio. En ese sentido hay árbitros que son muy enérgicos y salen adelante, saben afrontar esos reclamos. Por el momento los árbitros están preparados físicamente. En la parte teórica están poniendo de su parte y se ve que los muchachos van a salir adelante con las indicaciones que les estamos dando. Huánuco está bien visto a nivel de la CONAR de Lima.

P3: ¿La duda puede ser determinante para perder el control del partido?

A.T.: Sí. En eso estamos trabajando, lo tenemos dentro del plan de trabajo para este 2020: vamos a contratar psicólogos para que de una u otra manera los árbitros tengan una reacción positiva frente a las adversidades que se tienen. La duda es parte del temor y eso se tiene que mejorar.

P3: Con respecto a las manos dentro del área hay una mala interpretación ¿Cuál es la modificación en ese aspecto?

A.T.: Para aclarar ese punto, si a un delantero le cae el balón en la mano sea intencional o no, se sanciona fuera; pero si a un defensor le cae el balón en la mano, no necesariamente es penal si no es intencional y continúa la jugada; pero si la mano es intencional, esa es la interpretación que manejamos.

P3: ¿Qué anécdotas tiene de cuando le tocó dirigir?

A.T.: Una que nunca me voy a olvidar es en un clásico entre el León de Huánuco y la UNAS de Tingo María. El estadio estaba lleno, El León estaba ganando por goleada de 3 a 0 y faltando 5 minutos [para terminar] entra un jugador de la UNAS apellidado Pajuelo —jamás voy a olvidar ese apellido— con toda la intención de patear [a los jugadores] para evitar que sigan haciéndoles goles y comete una falta, le muestro la [tarjeta] roja y me mete una patada en los testículos, que en ese momento no caí por el calor del partido, pero al final tuve que ir de emergencia al hospital, porque se me había hinchado uno de los testículos.

Otro partido, que no me voy a olvidar fue cuando tuve que dirigir la Copa CONMEBOL y ese fue uno de mis mejores partidos.

P3: El carácter que mostraba en el terreno de juego ¿lo aplicaba en casa?

A.T.: (Risa) La verdad, en mi casa me mandan mi señora, mis hijas. Con una sola mirada tengo que estar obediente. Mi señora me pone en mi sitio y no digo nada, pero en cambio en la cancha me transformaba y me cobraba con los jugadores.

62 años de edad tiene Alberto Tello quien se retiró del arbitraje
a los 45 años.