Emiliano Flores Trujillo

Ubicación y descubrimiento

El monumental centro arqueológico de Shillacoto, considerado como la cultura madre, se encuentra al inicio de la primera cuadra del Jirón San Martín de la ciudad de Huánuco. Fue descubierto por el arqueólogo japonés Chiaki Kano en 1967 y 1969, integrante de la expedición de la Universidad de Tokio para la excavación de las ruinas de Kotosh dirigido por Seichi Izumi. Shillacoto ocupó un área de 100 metros de largo por 80 de ancho y durante la excavación se comprobó 10 metros de profundidad en el sector norte.

Períodos de ocupación

Chiaki Kano en su informe, publicado en la Revista del Museo Nacional, t.xxxvii en 1972 págs 52-62, afirma que “Por el resultado de la excavación, pudo aclararse que en las ruinas de Shillacoto florecieron sucesivamente cuatro culturas distintas que son los siguientes: Shillacoto-Higueras, Shillacoto-Kotosh, Shillacoto-Wairajirca y Shillacoto-Mito. Lo que llamó más nuestra atención por encima de todo, fue la espléndida manifestación de la cultura Wairajirca con gran variedad de cerámica, a pesar de que en los templos del período Mito de Kotosh no he hallado fragmento alguno de cerámica”.

A pesar que el período remoto Shillacoto Mito de una antigüedad de 2,200 años antes de Cristo no se hallaron vestigios culturales contemporáneos a la cultura Kotosh como Shillacoto –Chavín y Shillacoto –Sagrapataj.

Objetos hallados

En los cuatro  períodos de ocupación humana se hallaron vestigios de cerámica similares a los de Cultura Kotosh cuanto en el color. Sin embargo dice Chiaki que en el “período Shillacoto-Wairajirca, se nota mayor variedad y complejidad además de ocupar un 70% del total” de ceramios hallados.  Entre tantas tumbas de entierros de restos humanos que se hallaron en diversas fases lo que llamó más atención a Chiaki Kano fue una cerámica funeraria consistente en “un cántaro rojo de cuello grueso con modelado de rostro humano en extremo realista; una cara de niño de cerámica con la boca abierta como si estuviera llorando o gritando que parece haber sido parte del cuello de un cántaro” tan hermoso.

Entre otros objetos descubiertos se tiene las piedras talladas y pulidas como hachas, puntas de proyectil, cuchillos, cabezas clavas, platos y morteros. Se hallaron también objetos de metales, ídolos o figurillas de barro, espejos de piedra negra y trabajos en huesos. Todos estos objetos se hallan en la actualidad en exposición y en el almacén del Museo Regional Leoncio Prado que administra Unheval de Huánuco.

Estado actual de Shillacoto

En una parte del área de 100 metros por 80 que constató Chiaki Kano, en el sector Este se han construido viviendas. De las cuales dos quedan solo paredes o caserones de dos pisos que sirven de reductos de los drogadictos, y como letrinas. Asimismo hay dos viviendas más que aún son ocupadas por particulares y habiendo funcionado en una de ellas una emisora radial.  En el sector norte Chiaki Kano efectuó una excavación de 10 metros profundidad y hoy en día allí se vienen arrojando deshechos por los vecinos. En el sector Oeste se han retirado materiales del centro arqueológico con fines de construcción de viviendas y por allí han aperturado una calle denominada el Pasaje Shillacoto. Por el sector Sur el terreno han sido lotizados y vendidos a particulares por la familia Manzano que para construcción de viviendas han retirado los materiales de la zona arqueológica.

Mejor atractivo turístico

De efectuarse la oportuna restauración y puesta en valor este centro arqueológico, en el futuro se convertiría en uno de los mejores atractivos turísticos de Huánuco por hallarse en el centro de la ciudad. Sería similar a la Huaca Pucllana del distrito de Miraflores (Lima). Depende de las autoridades de Huánuco.

Días atrás la Municipalidad limpió la zona arqueológica.