Guadalupe Vela Ramírez

La muy promocionada zarzuela “El cóndor pasa”, tuvo su presentación luego de ciento cuatro años el pasado martes primero de agosto en el Gran Teatro Nacional de Lima, dando inicio a las diversas actividades en conmemoración de los cuatrocientos setenta y ocho años de fundación española de la ciudad de los Caballeros de León de Huánuco.

En lo particular, fue muy grato ver la presencia de la segunda vicepresidenta de la República, Mercedes Araóz, del ministro de Cultura, Salvador del Solar, de la primera dama de la Nación Nancy Lange, además de congresistas y autoridades de la región. Siendo esta una gran oportunidad para visibilizarnos como “Capital Musical del Perú”.

Habiendo sido una noche extraordinaria, por la calidad musical que vuelve a demostrar la Orquesta Sinfónica Regional con un despliegue de más de cien artistas en escena, el aforo del prestigioso recinto no fue cubierto en su totalidad, ya que era un evento “privado” donde solo se podía ingresar con invitación, limitando de esta manera a muchas personas que mostraron su descontento por redes sociales pese a la difusión masiva del evento, falencia por superar y lección aprendida para las siguientes ediciones.

Los años noventa de violencia, terrorismo y narcotráfico han golpeado duramente a Huánuco y urge una política regional respecto al rescate de identidad cultural y revalorización de nuestras tradiciones, incluyendo la necesidad de la construcción de un Teatro Municipal, donde nuestros artistas puedan al menos contar con un espacio adecuado para deleitarnos con su talento, legado del gran orgullosamente huanuqueño Daniel Alomía Robles.

Desde esta columna saludamos la iniciativa del gobierno local, regional y empresa privada, empero sugerimos que la presentación de la zarzuela sea declarada un evento de interés institucional e iniciar una revolución cultural más allá de las fotos, con una serie de acciones a favor de la educación que tanta falta nos hace.

«Urge una política regional respecto al rescate de identidad cultural y revalorización de nuestras tradiciones,»