Mañana vence el plazo para que las familias que invadieron el Humedal de Huachog, en el centro poblado de Colpa Baja, se retiren pacíficamente como se comprometieron a hacerlo la mañana del viernes ante las autoridades judiciales y del Ministerio del Ambiente que llegaron con un fuerte contingente policial para ejecutar el desalojo violento.

La orden judicial es consecuencia de las acciones judiciales promovidas por el Gobierno Regional que reclama como suyo dicho predio. Y si bien el juez ha ordenado que una vez desalojados los invasores se otorgue la ministración al Gobierno Regional, no hay que olvidar que el ciudadano Hale Llanto también reclama ser el propietario del Humedal de Huachog.

La propiedad definitiva del predio seguirá siendo materia de una controversia judicial, que bien haría el Gobierno Regional en apurar dicho trámite para zanjar de una vez esta discusión.

Los invasores, que dicen ser de la zona, han advertido que si el Gobierno Regional no toma posesión y convierte el lugar en una zona turística como lo ha ofrecido o lo cede a una tercera persona, volverán a invadir dichos terrenos.

Un conflicto está latente en el Humedal de Huacho, por lo mismo que se deberían desplegar todos los esfuerzos para sanear física y legalmente la propiedad del humedal.