La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) decidió, en reunión de emergencia, designar al estadio Monumental de Ate como nueva sede de la final de la Copa Libertadores que jugarán River Plate y Flamengo, el sábado 23 de noviembre, y que en un principio estaba pactado para jugarlo en el Estadio Nacional de Santiago.

La Conmebol, a través de sus redes sociales, dio a conocer la información luego de la reunión de emergencia sostendida ayer, en la ciudad de Asunción, entre los dirigentes del Flamengo y River Plate, además de los representantes de la federaciones de Argentina y Brasil.

En la reunión se llegó a conclusión que sería complicado sostener la localía de la final de la Copa Libertadores en Santiago por los sucesos sociales que atraviesa el país sureño.

Ante esta situación, los involucrados pusieron como candidatos a los estadios Defensores del Chaco de Asunción y el estadio Monumental de Ate de Lima para reemplazar la sede inicial. “Nuevas circunstancias de fuerza mayor y orden público, analizadas y evaluadas con prudencia, considerando la seguridad de los jugadores, del público y de las delegaciones, motivaron la decisión de llevar la final de la Copa CONMEBOL Libertadores 2019 a Lima, Perú, y mantener la fecha del 23 de noviembre”, destacó la matriz del fútbol sudamericano en un comunicado. “La elección del nuevo escenario se apoya en el ofrecimiento del gobierno del Perú, y en las garantías de seguridad que ha dado”, agregó la entidad.

La decisión de la Conmebol, en conjunto con los presidentes de los clubes finalistas y de las asociaciones de Argentina, Brasil y Chile, se tomó a raíz de la crisis social que tiene en jaque al gobierno del presidente Sebastián Piñera. (Andina).

Luego de analizar los puntos favorables se decidió que el Monumental reúne las condiciones para albergar la final única entre River Plate y Flamengo.