A partir de hoy rige en el país el impuesto al consumo de bolsas de plástico que en un inicio será de 10 céntimos y al 2023 será de 50 céntimos, a razón de un incremento de diez céntimos por año.

El impuesto grabado en la Ley n.° 30884, conocida como Ley de Plásticos, busca generar cambio de hábitos en la población a partir de una obligación económica.

“La Ley de Plásticos regula el uso del plástico de un solo uso, otros plásticos no reutilizables y los recipientes o envases descartables de tecnopor para alimentos y bebidas de consumo humano en el territorio nacional”, ha explicado La República: “La Ley busca reducir el impacto que tienen estos materiales en el medio ambiente y desalentar progresivamente su utilización”.

A partir de hoy, la persona no solo pagará por la bolsa de plástico que desee usar, sino que tendrá que pagar además 10 céntimos de impuesto por usarlo.

Desde abril de este año ya está prohibido el uso y comercialización de bolsas plásticas, sorbetes y recipientes no degradables en playas del litoral y de la Amazonía, patrimonios culturales o naturales, áreas naturales protegidas y museos de nuestro país. Y desde el 20 de diciembre de este año estará prohibida la fabricación de bolsas no biodegradables y bolsas cuya medida sea menor a 30 cm x 30 cm y con un espesor no superior a 50 micras. Además, sorbetes de base polimérica y otras similares. ¿Será el precio del cambio de actitud?