Juan Carlos Espinoza Vilar
El Señor Vicegobernador Regional de Huánuco ha declarado que el Señor Gobernador Regional maneja las licitaciones que convoca el Gobierno Regional con la participación de las empresas de sus hijos, algo que es grave porque podría configurar delitos como el tráfico de influencia, corrupción de funcionarios, entre otros, y que a la luz de los siguientes hechos adquieren consistencia:

Primero fueron los audios en los que se escucha a la hija del gobernador ordenando la contratación de sus recomendados, lo cual el Señor Gobernador califica de exabrupto y declara que pidió disculpas, indicando además que ninguno de los recomendados fue contratado; pero eso no  exonera la responsabilidad.

Luego trataron de resolver el contrato al contratista que viene construyendo el Hospital Regional de Huánuco al pretender ejecutar sus cartas fianzas con el argumento que había caído en insolvencia, sin considerar que se encontraba cumpliendo con el cronograma de avance de obra, por lo que fueron amenazados con un arbitraje, lo que nos hubiera significado un enorme perjuicio. Para salir de este entrampamiento viajaron a Lima para efectuar “la consulta al OSCE”; pero queda la sensación de que las intenciones no fueron las de proteger los intereses de la institución como indicaron.

Luego, cambian la modalidad del proyecto de agua y desagüe del CP La Esperanza que normalmente se venía ejecutando por Administración Directa con un avance de más del 50 %. Este proyecto tenía un presupuesto inicial de  S/ 42 millones aproximadamente y ahora, el presupuesto del saldo de obra para contrato es de S/. 37 millones aproximadamente, casi el presupuesto inicial; es decir, con S/. 5 millones han avanzado más de 50 % de la obra. Por esta inconsistencia el que fue ingeniero residente de la obra emplazó públicamente al gobernador regional para que diga la verdad y no hubo respuesta.

Ahora tenemos la compra de las laptops para los profesores que como es verse en los locales de venta al público, al por menor, se cotiza por los S/ 1 600 aproximadamente y si se compra 8 000 unidades te ofrecen un descuento especial; sin embargo, el Gobierno Regional está pagando 1 000 soles más por cada unidad aproximadamente, algo que a todas luces genera suspicacias.

Por la salud moral de nuestra población, estas desagradables noticias deben cesar, pues refuerza la creencia popular de que las autoridades sólo buscan acceder a la función pública para hacerse ricos utilizando acciones tramposas, desalentando a los que realmente quieren participar en política con la intención de trabajar por la solución de los problemas que agobian a la población.

Por otro lado, debemos trabajar para que no se repitan escenas tan lamentables como las protagonizadas por las familias Humala Heredia y Fujimori especialmente, quienes sin pensar en el daño que causarían a sus pequeños hijos, recurrieron a actos reñidos con la ley. Es necesario recordarles que ahora existe la procuraduría anticorrupción y normas que sancionan a los funcionarios por “no caminar derecho”; pero también, la Contraloría General de la República ahora puede hacer control concurrente.

«Las familias Humala Heredia y Fujimori especialmente, quienes sin pensar en el daño que causarían a sus pequeños hijos, recurrieron a actos reñidos con la ley»