A poco de concluir el año, el Gobierno declaró en emergencia, por 60 días, a 45 distritos del departamento de Huánuco “por peligro inminente ante el periodo de lluvias 2019-2020”, para que las autoridades e instituciones realicen acciones orientadas a reducir el “muy alto riesgo” en el que se encuentran dichos distritos.

A diferencia de otras declaratorias de emergencia, esta se ha dado antes de que la naturaleza cause mayores daños o ponga a las poblaciones en situaciones críticas. Corresponde entonces a las autoridades y sus funcionarios tomar decisiones y ejecutar acciones para que los efectos de esta temporada de lluvia se reduzcan.

El plazo de 60 días para reducir el “muy alto riesgo” vence el 28 de febrero y es precisamente en el mes de marzo que las lluvias se presentan con mayor intensidad y frecuencia.

Para entonces se entiende que desde las Municipalidades, principalmente, se han ejecutado trabajos en los puntos vulnerables que desde hace mucho están identificados por Defensa Civil.

Sin embargo, las experiencias de las declaratorias de emergencia anteriores, ante la ocurrencia de desastres naturales, obligan a plantear la necesidad de que Defensa Civil realice un monitoreo de lo que están haciendo las Municipalidades y otras instituciones en este periodo de emergencia. Así, no tendremos sorpresas desagradables.