“Hasta el último de mis días, hasta que las fuerzas no me den, seguiré luchando para defender a los niños. ¡Paremos las violaciones!”, demandó Aydé Alejo Berrospi, tras recibir el Premio “Gladis Ramos Figueroa” en el Día Internacional de la Mujer.

Aydé junto a Aurora Martel Atencia, Blanca María García Calderón y Leslie Pierina Fernández Ponce fueron reconocidas con el XII Premio “Gladis Ramos Figueroa” por el Comité Multisectorial de los Derechos de la Mujer en Huánuco debido al trabajo social que realizan en sus comunidades.

Aurora Martel, de 61 años de edad, es agente en la comunidad campesina de San Pedro de Pariarca – Lauricocha y trabaja en la prevención de la anemia y la desnutrición crónica en su localidad. Fue premiada en la categoría rural.

“Si alimentamos bien a nuestros hijos, no tendrán problemas más adelante, podrán desarrollarse intelectualmente y tener las mismas oportunidades que otros niños”, dijo.

Aurora se separó de su esposo porque la maltrataba física y psicológicamente. “Salí adelante con mis cuatro hijos. Luché por ellos y ahora lucho por otras mujeres para que conozcan sus derechos y puedan decir ¡basta a la violencia!”, expresó.

En la categoría periurbana se premió a Aydé Alejo de 31 años. Ella es parte de la Organización Madres Tamar, trabaja con menores de edad víctimas de violación sexual.

“Mi hermano sufrió violación, luché junto a él para salir de ese trauma. Y seguiré luchando para prevenir estos casos”, contó.

Aydé consigue ayuda psicológica y legal para las víctimas de violación sexual y sus familias.

“¡Mujeres, varones, paremos las violaciones sexuales!”, demandó.

En la zona urbana el primer lugar lo ocuparon Blanca María García Caderón y Leslie Pierina Fernández Ponce.

Blanca María, de 50 años de edad, es agente comunitaria en Ambo y trabaja temas de prevención de muertes maternas.

“Si seguimos los cuidados necesarios no habrá muertes maternas”, dijo al aconsejar a las mujeres llevar un embarazo tranquilo y saludable. “Prevenir una muerte materna también es responsabilidad de los establecimientos de salud con una atención adecuada”, agregó.

Y Leslie Pierina, a sus 28 años de edad fue reconocida por su trabajo en la biblioteca comunal “Moisés Reyna Rodríguez” del sector La Paz, centro poblado de Colpa Baja.

Fernández es presidenta de la Asociación ProBiblio que fundó e implementó dicha biblioteca y dirige a un grupo de 30 jóvenes que dictan clases de lectura, ortografía, matemática, inglés, dibujo y pintura y teatro.

“La biblioteca es un espacio para enseñar a los niños sobre la igualdad y prevenir la violencia hacia las mujeres”, dijo luego de recibir el premio.

“Trabajemos por la igualdad a través de la educación”, añadió.

Leslie también resaltó las cualidades de las mujeres. “Cada mujer es talentosa, todas merecen ser reconocidas”, anotó.