En esta semana se conoció la decisión de cerrar el Colegio Militar Mariano Ignacio Prado debido a la falta de una infraestructura para su funcionamiento.

Las autoridades del sector Educación han establecido que el 31 de diciembre se cerrará definitivamente dicho Colegio que ha venido funcionando primero en el Cuartel Militar de Yanag y luego en ambientes alquilados pagados por el Gobierno Regional, que desde la administración pasada asumió el compromiso de construir la infraestructura que requiere.

La administración Picón no avanzó con esa promesa; para la administración de Alva el Colegio Militar nunca fue prioridad y eso quedó evidenciado en los primeros meses de gestión en medio de una protesta de padres de familia denunciando el incumplimiento del pago de alquiler del local.

La decisión de cerrar el Colegio Militar debería ser reconsiderada y la construcción de su infraestructura debería ser asumida como un compromiso por quienes aspiran llegar el Gobierno Regional.

Lo más sencillo es el cierre, pero también lo más perjudicial. Lo más complicado, es apostar por la continuidad, pero también es lo más beneficioso para los adolescentes huanuqueños que tienen otra opción de estudios y se hace más accesible seguir una carrera militar. Aún se está a tiempo, las decisiones se pueden cambiar.