La ausencia del vicegobernador regional, Erasmo Fernández Sixto, en la presentación de los nuevos gerentes del Gobierno Regional la semana pasada alertó sobre su distanciamiento del gobernador regional, Juan Alvarado Cornelio, y empezaron a correr versiones de que se dejaría vacar del cargo, que es irrenunciable.

La mañana de ayer el mismo Erasmo se encargó de confirmar implícitamente su incomodidad inicial con Alvarado  y aseguró que ya limó asperezas con éste.

Alvarado y Fernández se reunieron el fin de semana y en la cita también habría participado el gerente general Luis Briceño.

“No he participado en la designación de los gerentes”, afirmó Erasmo mostrando su incomodidad, pero informó que luego de una conversación con el gobernador se ha “limado asperezas para continuar trabajando”.

En otro momento de la conferencia de prensa que ofreció, dijo que el no haber participado en la designación de los funcionarios de confianza “no significa que los desconozca (…) ni que los respalde”.

Erasmo negó que con esa posición se esté lavando las manos como Pilatos. “Con el gobernador hemos puesto plazos para que se cumplan los logros y si hay que cambiarlos se hará cuando sea necesario”, anotó.

También se refirió a la intromisión de “terceros” en la gestión que recién empieza. No descartó la presencia de la hija del gobernador: Inés Alvarado en las decisiones políticas.

“En el caso de las terceras personas, puede ser la señorita Inés y otros, no estamos para responder a ellos”, manifestó el vicegobernador regional.

Sobre la designación de los subgerentes regionales, informó que no pueden poner a personal de confianza porque el Consejo Regional aprobó en diciembre del año pasado una directiva para que dichos puestos sean ocupados únicamente por personal nombrado. “Mientras no se cambie, trabajaremos como dice la norma”, anotó.

A la conferencia de prensa del vicegobernador no asistió Juan Alvarado porque estuvo de comisión en la provincia de Pachitea, se informó.

A su regreso a Huánuco indicó que la designación de los funcionarios lo realizó una comisión porque “no pueden ser todistas”.

“Continuamos trabajando con el vicegobernador”, sentenció Alvarado al pedir a la población que los dejen trabajar para ver resultados en unos meses. “¡Basta de especulaciones!”, anotó.

 

Reinicio de obras

Por otro lado, Erasmo Fernández negó que los residentes de las obras de agua potable y desagüe de Pillco Marca y La Esperanza se estén cambiando, por el contrario afirmó que continúan en el cargo para reiniciar los trabajos.

Detalló que la obra de Pillco Marca tiene 96 % de avance físico y 98 % de financiero , faltando concluir la instalación del segundo y tercer pozo tubular.

Sobre el agua de La Esperanza informó que tiene 40 % de avance físico.

En el caso de la obra del Hospital Hermilio Valdizán Medrano aseveró que no existe riesgo de paralización ni rescindir el contrato con el consorcio Obrainsa-Joca como se especulaba.

Erasmo contó que se reunieron con los ingenieros de la obra, quienes explicaron los avances y las deficiencias técnicas. “Hasta el momento el consorcio ha pedido 3 adicionales por los problemas de cimentación y hay otros cuatro en trámite que están dentro de lo normal”, expresó.

Manifestó que el proyecto contempla solo el 40 % del equipamiento del hospital y el propósito de la gestión es completar el otro 60 %. “Para eso tendremos que armar el expediente y conseguir el financiamiento”, indicó.

Sobre el grupo de supervisores, dijo que exigirán a la Universidad Nacional Hermilio Valdizán mejorar su plana de profesionales para la supervisión de la parte electromecánica y médica que no cuentan.

“Soy ingeniero civil, mi propósito es trabajar para que la gestión pueda cumplir con las obras y no estén paralizadas”, indicó Erasmo sobre cuál será su rol en la gestión.