A 24 horas de forzar una reunión breve en su despacho con el gobernador regional, Juan Alvarado, el vicegobernador regional Erasmo Fernández le pidió públicamente una reunión para dialogar sobre la gestión en el Gobierno Regional que la población les confió en diciembre del año pasado que ganaron la segunda vuelta de las Elecciones Regionales.

Alvarado ha negado insistentemente su distanciamiento de Erasmo, a pesar de lo evidente. En cambio, Fernández ha expresado en reiteradas veces su descontento con Alvarado porque no le concedió la facultad de supervisar las obras del Gobierno Regional, como acordaron cuando decidió acompañarlo en la fórmula presidencial.

En el Gobierno Regional afirman que a pesar de que gobernador y vicegobernador tienen sus oficinas frente a frente, no se ven, menos dialogan.

Y eso quedó ratificado el miércoles cuando Erasmo salió de su oficina al percatarse que Alvarado daba una conferencia en la antesala y se sentó a esperar que termine para poder abordarlo. “Fue un tema puntual” y la conversación “no duró ni cinco minutos”, dijo Erasmo.

Alvarado confirmó que el vicegobernador le pidió que se le asigne como chofer al trabajador Alfredo Koller. Dijo que atenderá el pedido, que las diferentes áreas se negaron a hacerlo.

Ayer, Erasmo aprovechó cámaras y micrófonos de la prensa para pedirle al gobernador dialogar sobre la gestión.

“Espero que me convoque. Lo digo a través de ustedes (periodistas), es necesario que conversemos y trabajemos por el bien y desarrollo de Huánuco”, dijo.

CRÍTICAS

Pero también aprovechó el momento para cuestionar el ofrecimiento de Alvarado de concluir la obra de agua y desagüe de Ambo en octubre, puesto que tiene diversas observaciones.

“Dudo mucho que se termine en octubre”, comentó.

También dijo desconocer si se están o no subsanando la observación de sobrevaloración de precios en el expediente del puente de Tingo María que unirá esa ciudad con Castillo Grande.