En medio del fuego que consumía la vegetación de los cerros de Colpa Alta y Matibamba, se conoció que los bomberos de Huánuco no están implementados para enfrentar un incendio forestal, como el que se estaba produciendo.

El hecho no puede quedar como una anécdota ni el Gobierno Regional debe pasarlo por alto. Por el contrario, de una vez debería tomarse la iniciativa de establecer una reunión entre las autoridades regionales y de Defensa Civil con los directivos de la Compañía de Bomberos para analizar las posibilidades de implementarlos para este tipo de emergencia, pero también para elaborar un plan de trabajo de capacitación a comuneros sobre cómo actuar antes, durante y después de un incendio forestal.

Con el cambio climático pareciera haberse incrementado los incendios forestales en el departamento. Defensa Civil tiene los datos para corroborar esta información.

La pasividad de las autoridades no puede continuar frente a un problema que parece ir creciendo. No hay que esperar que el fuego todavía cause mayores daños o cobre alguna vida humana para actuar.

Es el momento para que desde Defensa Civil se planteen acciones conjuntas para que nuestros bomberos también puedan actuar frente a un incendio forestal y la población también esté preparada para actuar ante una emergencia de esta naturaleza. Es el momento.