CPC A. Lenin Tadeo Tordecillo.

Desde hace algunos años he observado que las municipales se han vuelto como un pulpo, cuyos tentáculos han surgido obligatoriamente para satisfacer las necesidades de la población.

Es así que, ante una nueva necesidad, surge un nuevo tentáculo por donde fluyen los recursos.

Con el proceso de la descentralización los gobiernos locales han asumido muchas obligaciones; y si a eso se suma el deseo de los alcaldes de complacer a la población, entonces poco a poco las municipalidades se ha vuelto un pulpo, con cuerpo pequeño y muchos tentáculos por donde salen los recursos; pero al final resulta ser un “monstruo” que no se conoce para qué existe.

Debemos tener en claro que cada entidad pública existe por una razón.

Así como los seres humanos nacemos para un propósito, de igual manera las entidades públicas y toda organización existe por una razón.

Pero lamentablemente, en la vida y por las necesidades, hay quienes llegan hacer de todo y al final no llegan a ser buenos en nada. De igual manera las municipalidades han llegado hacer de todo y al final no son buenos en la finalidad de su existencia.

¿Cuál es la finalidad de los gobiernos locales o municipalidades?

Según la Ley Orgánica de Municipalidades N° 279772, en su artículo IV del título preliminar indica que la finalidad de los gobiernos locales es promover la adecuada prestación de los servicios básicos locales y el desarrollo integral, sostenible y armónico de su circunscripción.

Sin lugar a dudas, hay muchas obligaciones que pueden ser considerados como servicios básicos locales; pero hay dos servicios básicos y por los cuales la mayoría de población se ve obligado a pagar directamente – aunque no todos pagan – para que el servicio se preste. Los servicios a los que me refiero son los servicios de limpieza y serenazgo.

Si se hace una encuesta, en cualquier ciudad, si los servicios de limpieza y serenazgo están siendo buenos o malos, sin temor a equivocarme la mayoría diría que es malo. Claro que las respuestas van a ser subjetivos y poco sinceras, ya que otros lo calificarán de malo solo por el alcalde.

Pero si llevamos los resultados de la encuesta a los alcaldes, me imagino que tratarán de sustentar que no pueden prestar un buen servicio ya que los recursos son escasos. Y en realidad, también es cierto.

Solo como una muestra, durante el año 2018 la Municipalidad Provincial de Huánuco ha gastado en el servicio de limpieza y serenazgo el importe de S/ 7 952 149.00, sin embargo solo ha recaudado (lo que la población ha pagado por los servicios) el importe de S/ 1 433 674.00. Claramente un déficit para atender el servicio y que es subvencionado con otros recursos que capta la Municipalidad. Haciendo un cálculo matemático, aproximadamente la municipalidad gastó, al año, por cada huanuqueño el monto de S/ 121.60 y, en promedio, cada persona pagó, al año, el monto de S/. 21.92. Técnicamente, la Municipalidad no tendría los recursos para poder prestar los servicios eficientemente.

El caso de la Municipalidad de Huánuco es el caso de muchas municipalidades a quienes cada año se les exige el cumplimiento de muchas obligaciones y, en algunos casos por cuestiones políticas de sus gobernantes, muchos han tenido que asumirlo. Tal es el caso del apoyo en el pago de médicos, enfermeros y entre otros, servicio que compete al Ministerio de Salud; apoyo en el pago a los docentes, servicio que compete al Ministerio de Educación; y muchos otros cuyas competencias son de instancias nacionales.

Hace un tiempo, en una reunión que estuve, un representante del Ministerio del Interior, que vela por el servicio de seguridad ciudadana, expuso sobre todas las obligaciones que tienen las municipalidades en temas de seguridad ciudadana. Entonces cuando finalizó intervine y dije: Muy interesante es saber todas las obligaciones que tienen las municipalidades, pero sería bueno que así como nos obligan a cumplirlas, también nos deben dar recursos para cumplirlos.

Un padre no puede exigir a su hijo estudiar si no le da la comida, los uniformes y otros gastos que necesita el hijo.

A lo que el representante solo tuvo que afirmar.

Las municipalidades desde hace años no reciben directamente los recursos para atender los servicios, sino que cada servicio que presta, en la mayoría, se tiene que autofinanciar. Sin embargo cada año surgen nuevas obligaciones [en temas de salud, educación, medio ambiente, defensa civil, adultos mayores, actividades culturales, y hoy en día en el cuidado a los animales] que terminan haciendo de todo y finalmente no llegan a ser eficientes en ningún servicio.