La tarde del miércoles se registró un incidente violento entre efectivos del Serenazgo y comerciantes ambulantes a los que pretendían desalojar de la vía pública que ocupaban con su mercadería.

La Municipalidad Provincial de Huánuco ha emprendido su campaña para enfrentar el comercio ambulatorio, que en los últimos años ha ido creciendo principalmente a inmediaciones de los dos mercados de la ciudad.

No hay ninguna duda de que se necesita con urgencia la intervención de la autoridad municipal para recuperar las veredas para el tránsito peatonal y la calzada para el desplazamiento de los vehículos y reducir los riesgos de accidentes de tránsito o de otra naturaleza por el uso de cocinas por parte de algunos ambulantes.

No obstante el empleo de la violencia por parte de los agentes municipales convierte a los ambulantes en víctimas ante los ojos de la ciudadanía y a los serenos en verdugos. Y así el trabajo de reordenamiento pierde el apoyo ciudadano.

Si bien se condena el uso excesivo de la fuerza pública, también hay que reconocer que la terquedad de los ambulantes a acatar la orden municipal para ordenarse.

La vez que la Municipalidad logró recuperar las veredas y calzada de las calles adyacentes al mercado Modelo fue con un desalojo de madrugada con un impresionante despliegue policial y de serenos. En las circunstancias actuales es necesario nuevas estrategias para reducir al mínimo el uso de la fuerza pública.