Dra. Amarilis Domínguez Palpa

La historia de las universidades es la historia de liderazgo de estudiantes, hubo épocas violentas donde los estudiantes luchaban por exigir reformas universitarias, a partir de debates de alto nivel ideológico, de organización estratégica que equivocados o no, contribuyeron en su época en el desarrollo universitario y de la sociedad. Actualmente el sistema universitario ha cambiado, sin embargo hoy los estudiantes son más académicos que políticos. No está mal, exigen condiciones básicas para una mejor calidad en su formación profesional.

Los docentes universitarios debemos promover en ellos futuros líderes académicos, comprometidos con el desarrollo de nuestra región y país. Estudiantes que no sólo se van forjando en los semilleros de investigación, sino en proyectos de responsabilidad social y proyectos de innovación.

Sin embargo hay profesionales que se aferran a considerarse eternamente los protagonistas del desarrollo académico. Hay que enseñar, dejar escuela, formar discípulos y dar pase a los nuevos líderes académicos.

Particularmente en la carrera de Psicología está sucediendo algo paradigmático, una cuestionada organización conducida por profesionales psicólogos que en algún momento promovieron Congreso Nacionales de Estudiantes de Psicología, inclusive con el apoyo de universidades destacadas, pretenden seguir conduciendo eventos de estudiantes y para estudiantes. Lo que ha llevado a cuestionamientos a partir de últimos eventos que no satisfizo la expectativa académica de cientos de estudiantes.

Por lo que felicitamos que actualmente la Unión Nacional de Estudiantes de Psicología –UNEPSI Perú, con participación de representantes de estudiantes de todas las universidades públicas y privadas del país, va camino a la convocatoria de su I Congreso de UNEPSI en la cual están promoviendo la investigación y fortalecimiento de capacidades en la formación del futuro psicólogo. Evento académico que los docentes universitarios de Psicología de la Unheval, UDH, UNU y otros debiéramos apoyar.

Dejando de ser cómplices de que un grupo casi incógnito pretenda lucrarse con eventos académicos a nombre de estudiantes de Psicología. Muchos de estos no cuentan con el respaldo académico de universidades respetables así como muchas falsas formaciones o capacitaciones de grupos que carecen de inscripción en Registros Públicos y se dan el lujo de denominarse internacionales, filiales, sociedades que en el fondo son negocio de individualidades.

El psicólogo de hoy necesita empoderarse de su profesionalismo ético, comprometido al servicio social y de contribuir al desarrollo de la sociedad con responsabilidad social. Esto será posible si desde la formación profesional se promueve prácticas científicas y éticas.

El I Congreso de UNEPSI que se desarrollará en la ciudad de Lima a fines del mes de agosto con el lema “Construyendo las bases de la Psicología e integrando su desarrollo en el siglo XXI”, espera convocar a la mayoría de estudiantes de Psicología de las universidades de las diferentes regiones a fin de intercambiar avances en investigación, lineamientos de políticas en la formación profesional del futuro psicólogo abordando desde la transversalidad diferentes enfoques (interculturalidad, medio ambiental, género, derechos humanos, inclusión social, territorialidad, excelencia, bien común) que son necesarios abordarse para comprender la salud y el desarrollo de las personas, en el contexto de una realidad compleja y caótica en tiempos de pobreza, violencia, contaminación, desempleo, corrupción, etc.

Felicitamos a los estudiantes de Psicología de todo el país que van construyendo con fortaleza una nueva organización a partir de la cual nuestros estudiantes de la Universidad Nacional de Ucayali se van preparando para participar activamente en el debate académico. Esperamos que sea un reencuentro de representantes de universidades de la región central  como mi ex alma mater la Unheval y la Universidad de Huánuco en la que trabajamos muchos años, se establezcan las redes científicas que contribuyan no solo a procesos de mejora de calidad que actualmente se exige para el licenciamiento y acreditación en nuestras universidades, sino sean oportunidades para que los futuros psicólogos comprendan y asuman nuevos retos trascendentes en una sociedad que despierta a la confianza de reconstruir no sólo a partir de actitudes emotivas sino racionales un nuevo proyecto de sociedad que todos soñamos vivir ahora. ¡VIVA EL I CONGRESO PERUANO DE ESTUDIANTES DE PSICOLOGÍA!