La denuncia de dos menores y el operativo organizado por el Ministerio Púbico y efectivos del Departamento de Investigación Criminal (Depincri) concluyó con la captura de Juan Alexander Negrillo Jerí, y anoche un juez ordenó su internamiento en el penal de Potracancha mientras el fiscal y los policías prosiguen con la investigación para acopiar los elementos de cargo y descargo del imputado.

Por ahora, la Fiscalía trabaja en la hipótesis de que Juan Negrillo habría incurrido en tres supuestos delitos: proposiciones sexuales a niños, niñas y adolescentes con fines sexuales; pornografía infantil agravada y extorsión. De confirmarse en el proceso que incurrió en esos tres delitos, podría recibir una pena de hasta 24 años de prisión.

Ahora bien, estamos frente a un caso sumamente delicado que exige y demanda de las instituciones tutelares una respuesta efectiva y contundente en los plazos establecidos, pero también pone a prueba la capacidad técnica y profesional de los agentes policiales y fiscales.

Juan Alexander debe ser investigado exhaustivamente para que no quede duda de su responsabilidad de ser encontrado culpable, o de su inocencia si llegara a ser absuelto.

Una prolija investigación, un debido proceso sin exceder en demasía los plazos, es lo que se exige la Policía, Fiscalía y Poder Judicial.