Los incidentes ocurridos el martes en el lejano distrito de Codo del Pozuzo con tres efectivos policiales debe ser investigado de manera exhaustiva por el alto comando policial y por el Ministerio Público no solo para el esclarecimiento de los hechos, sino para conseguir la paz social en ese distrito y construir la necesaria relación entre población y policía, población y autoridad.

Las circunstancias en las cuales los tres efectivos policiales de la Comisaría del Codo del Pozuzo fueron arrestados por ronderos y pobladores aún no son muy claras, pero se ha reportado que habría sido cuando intervenían a una pareja y la mujer se sintió violentada en su intimidad.

Y si bien la acusación formal contra los tres efectivos policiales es de tocamientos indebidos en agravio de una mujer, los pobladores se quejaban a viva voz de supuestos abusos policiales, señalaban a la Policía como los asaltantes en ese distrito.

En ese sentido, las investigaciones que realice el alto mando policial y la Fiscalía no pueden quedarse en si hubo o no tocamientos indebidos a la mujer, sino debe ir más allá e identificar las circunstancias y motivos por las cuales los tres efectivos, uno de ellos de civil, intervinieron a la pareja. Y si son reiterados los desplazamientos de efectivos sin plan de operaciones y si en esas circunstancias cometieron actos delictivos: robo, extorsión… a pobladores y emprearios. Se demanda y exige una exhaustiva investigación.