Días de terror vivió el exdecano del Colegio de Abogados de Huánuco, Hernán Cajusol Chepe, y su familia, ante los insistentes mensajes y llamadas de sujetos que le pedían la suma de 20 mil soles a cambio de no atentar contra su vida, ni la de su familia. El letrado tuvo que ceder, pero fue para capturarlos.

Fue desde el lunes que Hernán Cajusol empezó a recibir llamadas y mensajes amenazantes a tráves de su WhatsApp. Los extorsionadores incluso le enviaban fotos y vídeos del colegio donde estudian sus menores hijos.

Atemorizado, el abogado que postula a decano del Colegio de Abogados pidió tiempo para conseguir el dinero y finalmente quedaron en que entregaría 5 mil soles.

Tras recibir la denuncia, policías del Departamento de Investigación Criminal montaron un operativo con la finalidad de capturar a los involucrados.

A través del celular, los extorsionadores le daban indicaciones de donde debía hacerse la entrega. Inicialmente lo citaron a la Calle 8, en el centro poblado La Esperanza, luego a la losa deportiva ubicada frente al Instituto La Católica.

Finalmente, el delincuente lo cita al frontis del Gobierno Regional, altura de La Bandera. Una policía femenina llegó hasta el lugar del encuentro llevando un paquete con parte del dinero acordado y que previamente fue fotocopiado.

Minutos después, apareció en el lugar el trimóvil de placa WI 7138, en el que solo estaba el conductor a quien la suboficial entregó el sobre y se retiró.

Minutos después, personal policial lo intervino cuando intentaba darse a la fuga. El sujeto fue identificado como  Henry Eugenio Aquino (23), “Cancha”.

Al realizar el registro vehicular, los agentes hallaron el sobre conteniendo el dinero, así como un celular, que fue incautado para las diligencias.

Henry dijo en su defensa que el interno del penal Cristian López, “Muelas”, lo envío para recoger el dinero.

Poco después se presentó al Complejo Policial Alcides Vigo Hurtado el sujeto que dijo llamarse Jaime Liñan Pimentel preguntando por su amigo Henry Eugenio, quien –dijo– le había llamado a su celular.

Para la Policía,  dicho sujeto sería cómplice de Henry, por lo que decidió detenerlo. Al cierre de este reporte se iniciaban las diligencias con los dos detenidos.