La tarde de ayer, familiares de Carol Zurita Valerio llegaron a la morgue del Ministerio Público para reconocer el cadáver hallado a orillas del río Huallaga, en la zona de Rancho, jurisdicción del distrito de Churubamba.

Pese al estado de descomposición en que se hallaba el cuerpo, se supo, los padres de la joven la reconocieron por las prendas de vestir que tenía puesto (pantalón, correa), así como las joyas que llevaba, pero además por un tatuaje.

La joven estaba desaparecida desde hace dos meses en que se habría arrojado al río tras discutir con su pareja, quien también cayó mientras habría tratado de rescatarla.

Una semana después, el cadáver de Miguel Carrillo fue encontrado a la altura del poblado de Colpa Baja.

Los padres de Carol no perdían las esperanzas de hallar su cuerpo y la buscaban intensamente, sin resultados. La madrugada del sábado, un pescador la encontró en la margen izquierda del río Huallaga.