Anoche se cumplió una semana de la desaparición de la técnica en enfermería, Damaris Rojas Suárez, y aún hay pistas de dónde podría estar.

Todo hace presumir que se encuentra con su expareja y padre de su hijo, Trini Bautista Rosas (27). Sus familiares aseguran que la tendría en contra de su voluntad e incluso temen que pudo haber atentado contra su vida.

La noche del sábado, los familiares y amigos llegaron a Colpa Baja, donde él tenía un cuarto alquilado. Al ingresar, las autoridades solo hallaron una cama.

Encontraron rastros de sangre y cabello que serían de un humano por lo que peritos de criminalística recogieron muestras que serán analizados por un biólogo.

Ante una versión de que Trini estuvo cavando en el patio, la familia hizo lo propio pero no hallaron nada.