Ya es costumbre que por estos día se instale la feria navideña en la Alameda de la República. Y a pesar de los años que lleva realizándose no hay ninguna mejora en su presentación.

Otra vez los costales y plásticos multicolores forrarán los estands donde de manera precaria los feriantes expenderán sus productos y soportarán los días y noches fríos y hasta mojados por las lluvias.

Desde la Municipalidad de Huánuco no hay ninguna iniciativa por mejorar el aspecto de la feria. Pasan alcaldes, pasan funcionarios y la situación es la misma: alquiler del espacio público y que cada quien arme su estand como pueda.

Pero no es solo en la ciudad de Huánuco donde se está instalando la feria navideña, Amarilis también lo ha anunciado, aunque también lo ha hecho en anteriores oportunidades.

Ahora bien, la feria no debería ser para las Municipalidades una oportunidad de ingreso de dinero para sus arcas, sino la gran ocasión para cumplir su rol promotor de la producción local y para eso se requiere organizar, de verdad, una feria, no el remedo que se instala cada año.

En estos días Huánuco recibe visitantes por la festividad de Los Negritos, y ¿qué tenemos para promocionar la producción local? un remedo de feria en el que hay más de lo mismo.

Ojalá y el próximo año podamos hablar de las mejoras en la feria y la gran exhibición venta de la producción huanuqueña.