TINGO MARÍA – Emer Arangüez

 Aprovechando la fe que profesa Miguel Huaytán y su familia, dos, de los seis secuestradores, ingresaron a su fundo fingiendo ser sus hermanos evangélicos y permanecieron ahí hasta que llegaron los otros cuatro delincuentes armados y secuestraron a sus hijas de 11 y 15 años de edad la noche del martes.

El plagio ocurrió en el fundo del alcalde del distrito Daniel Alomía Robles (Pumahuasi) en el caserío 11 de Octubre, comprensión de Alto Tulumayo a tres horas de viaje aproximadamente desde la ciudad de Tingo María.

Miguel Huaytán relató que al mediodía del martes llegaron a su fundo al mediodía dos sujetos diciendo ser evangélicos, por lo que su esposa le brindó hospedaje. Sin embargo, a las 10 de la noche llegaron otras cuatro personas desconocidas, quienes, con los dos falsos evangélicos, utilizando pistolas se llevaron a sus hijas Sila y Gina.

“Los plagiarios, al momento de cometer el secuestro pidieron 50 mil soles a cambio de la libertad de mis hijas”, relató el afligido padre y alcalde.

Huaytán refirió que pobladores de su distrito y de Hermilio Valdizán están apoyándolo en la búsqueda de las menores, independientemente del despliegue que ha realizado la policía y los operativos que se han montado para dar con los plagiarios.

“Yo no puedo precisar quiénes son los secuestradores, porque yo no hice mal a nadie, siempre estuve al servicio de todos”, agregó.

El abogado de Miguel Huaytán, Jovat León, dio a conocer que la investigación está a cargo de la fiscal adjunta Marta Rojas, de la Primera Fiscalía Penal y destacó el traajo de la policía y la solidaridad de la población.

El abogado recordó que en este caso los secuestradores, sin son capturados, podrían ser condenados a cadena perpetua por el delito de secuestro agravado con agravantes.

“Esperamos que esto se resuelva lo más pronto posible”, acotó.