Los ocho implicados en el secuestro de Efraín Santiago Espíritu Ramírez, hijo del entonces alcalde de Santa María del Valle, Marcial Espíritu Moreno, recibirían penas superiores a los 20 años de ser declarados culpables de los delitos de secuestro extorsivo y banda criminal.

Así lo ha sustentado en audiencia de control de acusación el fiscal César Palli Calla, quien al referirse a las penas que correspondería a cada uno de los investigados sostuvo que a Subael Paulino Saavedra Gonzáles (49), “Cholo Franco”, le correspondería una pena de 75 años, debido a que se trata de una persona reincidente por tener 3 sentencias por el delito de robo agravado.

Pero debido a que en nuestro país la ley prevé como pena máxima 35 años, solo recibiría esa pena.

Los otros que podrían ser condenados a 35 años de prisión son el prófugo Anthony Jack Lobatón Guevara (31) y  Kelvin Silva Arango (28), “Ratón o Gringo”.

Mientras que Marcelino León Román (36), “Omnilife”; Yofré Javier Acosta Aliaga (29), “Sheca”; y Elizabeth Judith Celis Rafailo (31), recibirían una condena de 30 años.

Los que menos años pasarían en el penal por este caso son Yener Cámara Daza (29), “Chato”, y Ancelmo Jacobo Martel (30), “Boxer”, quienes se acogieron a la confesión sincera. El fiscal ha pedido para ellos 20 y 22 años, de cárcel respectivamente.

HECHOS

Durante la investigación preparatoria, la fiscalía estableció que el secuestro del hijo de la autoridad edil fue planeada en el hospedaje “Sol de Huánuco”, en la cuadra 3 del jirón Mayro.

Llegada la hora, el supuesto cabecilla, “Cholo Franco”, según Ancelmo, lo citó a una losa deportiva de Las Moras donde   esperaban Anthony, Kelvin y Yener, cada uno portando armas de fuego.

Mientras que Yofré Acosta y Elizabeth se apostaron cerca de la Iglesia Evan­gélica Peruana para asegurarse que la víctima ya estaba en el lugar.

Cuando vieron que el lugar estaba silencio, sin presencia policial, se comunicaron con Subael y Anthony para avisarle qué ropa vestía la víctima y dónde estaba sentado.

Fue entonces que los plagiarios se dirigieron en motocicletas hasta la Iglesia. Anthony y Kelvin sacaron de los brazos al joven ingeniero y lo subieron en un automóvil que se fue en dirección al aeropuerto, mientras que Subael apuntaba a los evangélicos y familiares, para luego cerrar la puerta. Era el 17 de julio del 2016,

El hijo del alcalde estuvo 6 días secuestrado y fue liberado tras el pago de 60 mil soles, que la familia hizo ante las amenazas de atentar contra la integridad física de Efraín.

Tras el sustento fiscal y la participación de cada uno de los abogados, el juez Víctor Afán Guzmán dejó ayer expedito el caso para pasar a juicio oral que estará a cargo de un Juzgado Colegiado.