El juicio oral en contra del exfiscal Loris Arias Carbajal está próximo a concluir. La tarde del martes el fiscal superior anticorrupción, Renato Alejo Vilchez, expuso sus alegatos finales en contra del exfiscal a quien acusa de ser cómplice del delito de cohecho pasivo específico y ha pedido a la Sala Penal de Apelaciones que se le imponga 9 años de prisión.

Lorias Arias es procesado por “coadyuvar a la comisión del delito que habría cometido” su entonces colega Miguel Jesús Lévano Mendoza en diciembre del 2012 en la ciudad de Jesús, capital de la provincia de Lauricocha.

Aquella vez Miguel Lévano había ordenado la conducción compulsiva de Giner Leandro Pozo, investigado por el delito de violación sexual. Y entonces policías de la Comisaría de Jesús capturaron a Giner y cuando llegaron sus familiares a la Fiscalía el fiscal Lévano—según la acusación fiscal— pidió al papá del detenido 4 000 soles para liberarlo.

Al día siguiente, los fiscales Lévano y Arias salieron del Ministerio Público con dirección a Jivia y en el camino se encontraron con el padre de Giner Leandro, lo hicieron subir a la camioneta del Ministerio Público donde entregó tres mil soles a los fiscales que le aseguraron que su hijo ya estaba libre. Sin embargo, Ginero había sido liberado mucho antes porque así correspondía tras rendir su declaración. Al darse cuenta del engaño, el iracundo padre presentó la denuncia.

Loris Arias ha negado la acusación y su abogado ha señalado en la audiencia que la Fiscalía no ha demostrado la entrega del dinero.