La Dirección Regional Agraria acaba de advertir de un nuevo riesgo de sobreproducción de papa este año que otra vez afectará a los productores que en diciembre y enero de este año protagonizaron radicales paros exigiendo al Gobierno Nacional que les compre su producción excedente. Finalmente el Gobierno lo hizo ante las huelgas que se extendían y convertían en violentas.

Uno de los argumentos usados por los dirigentes de los paperos para que el Gobierno compre el producto al precio que finalmente impusieron: 1 sol el kilogramo, fue que el Ministerio de Agricultura no les había informado de la sobreproducción.

Pues bien, este año la Dirección Regional Agraria está alertando de que otra vez hay la intención de superar la producción de papa que el mercado demanda o permite al campesino vender su producción a buen precio.

La alerta está lanzada y es momento de reevaluar la siembra, principalmente en las provincias de Ambo, Huánuco y Pachitea, productoras de papa blanca por excelencia en el departamento.

Esta vez los productores están avisados del riesgo que se cierne al insistir en seguir sembrando papa. Esta vez no habrá excusa ni justificación para que el Gobierno eche mano al Tesoro Público. Esta vez estaremos ante una situación diferente, ante la  necedad. Bien dice el refrán: Guerra avisada, no mata agente.