El excandidato al Gobierno Regional por Solidaridad Nacional, Josué Gutiérrez Cóndor, afirmó que su derrota electoral el domingo era “previsible” porque solo tenía candidatos a alcaldes en tres de las once provincias del departamento: Marañón, Pachitea (a excepción de Umari) y Huánuco, porque los directivos del partido político de Luis Castañeda por “formalismos” no le aceptaron los candidatos que propuso y varios de los cuales resultaron elegidos con otras organizaciones políticas.

Pero también dijo que la exclusión de su candidato a alcalde provincial de Huánuco, Jesús “Koko” Giles, también influyó en su derrota electoral.

Gutiérrez que fue congresista de la República (2011-2016 ) estimó en 30 000 soles su gastos de campaña electoral.

Consultado sobre a quién apoyará en la segunda vuelta, dejó entrever que sería a Luis Picón, aunque dijo que aún lo “evalúa”.

De Picón dijo conocer sus fortalezas, pero también la debilidad de su gestión en el Gobierno Regional que dejó obras abandonas, pero confía que corregirá esa situación. Asimismo dijo que atrás quedaron los adjetivos que intercambiaron en la campaña electoral.

Pero otro fue su tono cuando se refirió a Juan Alvarado, aclarando que no es testaferro suyo, que sí lo conoce, que lo apoyó cuando postuló al Congreso y que en Navidad éste le llevaba pollo y caldo de gallina a su casa, “pero tiene la boca sucia para meterme en el saco y decir que soy corrupto. Yo no soy corrupto, nunca he afrontado un solo juicio, ni un solo cuestionamiento por corrupción.  Entonces cuando habla así tiene que lavarse la boca, más para que hable de mí”, manifestó Gutiérrez.