A 10 días de haber desaparecido, fue encontrado sin vida el taxista Marcial Espinoza Cruz. Su cadáver se encontraba a orillas del río Marañón, a unos 10 minutos del caserío de Tingo Chico en dirección al distrito de Quivilla, ambos en la provincia de Dos de Mayo.

Pobladores del lugar avistaron ayer el cuerpo y tras verificar que no tenía signos de vida se comunicaron con la Comisaría de La Unión y reportaron el hallazgo.

Ante ello, personal policial, el fiscal Henry Palomino Palomino y un médico legista llegaron al lugar para levantar el cadáver, diligencia en la que participaron algunos familiares de Marcial.

Lo extraño del caso es que el cadáver que estaba en estado en descomposición tenía sus prendas de vestir: saco negro, chompa color guinda, camisa, pantalón y zapatos de color negro.

La necropsia determinará las causas de muerte de Marcial que según la denuncia desapareció cuando se dirigía de Morca (Llata) a Huánuco.

Sus amigos dijeron a la policía que al volver, Marcial subió a la tolva de la camioneta en la que viajaban pero al llegar a Huánuco no estaba.

Se presumía que podía haber caído en la carretera, pero inexplicablemente apareció en el río.

Los efectivos la Comisaría de La Unión: alférez Ledgar Quispe y los suboficiales Walter Olazaban Carbajal y Rolando Céspedes Cruz al mando del mayor PNP Aldrin Aguilar Huamán, tuvieron la difícil tarea de rescatar el cadáver. Lo sujetaron a una tabla y usando sogas lo subieron por la pendiente hasta la carretera, con el apoyo de algunos pobladores y familiares.

Luego fue llevado a a la morgue de La Unión para la necropsia correspondiente. Dicho informe será de insumo para las investigaciones que ya realiza un equipo del Departamento de Investigación Criminal (Depincri) de Huánuco en torno a las circunstancias de la desaparición y muerte del taxista que viajó a Morca llevando equipo de sonido con sus amigos para la fiesta popular por el Día del Campesino.