Dra. Amarilis Domínguez Palpa

“No sólo el amor es el móvil de las acciones de las mujeres: ellas son capaces de todos los entusiasmos, y los deseos de la gloria y de la libertad de la patria no les son unos sen­timientos extraños; antes bien, suelen obrar en ellas con más vigor, como que siempre los sacrificios de las mujeres son más desintere­sados” (Leona Vicario).

Estos días todos nos acordamos de una fecha muy importante: el Día Internacional de la Mujer. Se suman homenajes, foros, encuentros, servicios de apoyo, reconocimientos, reuniones a todo nivel. Sin embargo no podemos olvidar a nuestras heroí­nas que se inmolaron históricamente por nuestros derechos. Sus nombres saben a aroma de flores, a música de naturaleza, a la suavidad de los vientos y la sonrisa del sol.

Hoy tenemos muchas organizaciones de mu­jeres, de instituciones y políticas públicas que tra­bajan en favor de la mujer, de la madre, de la ado­lescente, de la joven y de la niña. Existen grandes presupuestos que son manejados en programas sociales con la finalidad de apoyar las necesidades básicas de mujeres y sus familias, sin embargo no son suficientes.

Es necesario que se trabajen políticas públicas que permitan su educación, su especialización, su acceso a las esferas del trabajo honorífico y espa­cios de mayor trascendencia en la economía, la ciencia, investigación, política, gobierno, represen­taciones significativas.

NO BASTA LA CUOTA DE GÉNERO, ES UN IN­SULTO A NUESTRA DIGNIDAD

En base a esto muchos candidatos y ahora ¨au­toridades¨, se han tomado la ligereza de decir que estamos dando oportunidad a las mujeres, que bien que las utilizan para completar su plancha electo­ral, luego no les dan el espacio para su desempeño eficaz; y es peor cuando muchas de ellas carecen de carácter, firmeza, liderazgo y empoderamien­to. Estando en el poder no tienen la capacidad y oportunidad de decir su voz, se callan sumisamen­te porque son condicionadas a la imposición de quién manda o gobierna, se callan porque también son bien remuneradas y se olvidan de que ellas representan a muchas mujeres del pueblo y que empeñaron su respaldo por verse representadas. Revisemos la historia de nuestras representantes a nivel de gobiernos municipales, regionales y na­cionales. Es un debate que queda pendiente.

EL CONSEJO REGIONAL DE LA MUJER Y OTRAS ORGANIZACIONES

Es tiempo de ser consecuentes y coherentes con los compromisos asumidos en cada organiza­ción e institución. A nivel regional se están reali­zando eventos que lamentablemente todo queda entre mujeres. Al último foro realizado por la Red Nacional de Promoción de la Mujer, asistimos mu­chas mujeres con la motivación de saber que avan­ces se ha logrado a nivel del COREMU. De las ac­tuales lideresas en la gestión pública, hay voluntad pero nos hace mucha falta el liderazgo participati­vo, la escuela política no está formando lideresas para enfrentar nuevos desafíos no sólo con visión feminista sino de trabajar juntos por la equidad de género y el desarrollo humano. En el foro: Mujeres y participación política escuchamos la experiencia de mujeres que estuvieron en cargos como alcaldesas, regidoras y otros, muy interesante pero hacía falta un debate más comprometido con actuales autori­dades y nuevas líderes. Siendo optimistas espera­mos que estas reuniones sean más frecuentes des­pués del 8 de marzo.

Necesitamos movilizar y planificar estratégica­mente qué hacemos con y para las mujeres en nues­tra región, cómo logramos involucrar a los varones en temáticas de mujeres, no podemos seguir aisladas cómo si estos problemas no le importan a nadie. Ca­da día hay mayor violencia hacia las niñas y adoles­centes, violencia familiar, desigualdades de oportu­nidades en lo laboral, económico y el poder político.

VAMOS A TRABAJAR MUJERES Y VARONES POR EL DESARROLLO SOCIAL

La naturaleza y la cultura siempre nos ha per­mitido estar juntos mujeres y varones, el problema es que seguimos con ciertos prejuicios, estereotipos, atributos, roles, espacios y relaciones de género bien diferenciados que hacen que nos veamos tan dis­tantes como personas. Pensemos en comunidades de aprendizaje, en escuelas de formación política no sólo para promocionar nuevas candidatas sino pa­ra formar más mujeres y varones con pensamiento crítico, respetuosos de la dignidad humana, valien­tes por la defensa de los derechos humanos, líderes emprendedores de proyectos innovadores que ha­gan de nuestra región y país un lugar desarrollado y autosostenible para vivir y realizarnos plenamente.

Con afecto especial saludo por el Día Internacio­nal de la Mujer a todas las mujeres que trabajan y luchan cada día por el pan, la justicia y la felicidad; y que sin embargo no han perdido la sonrisa a flor de piel. ¡Vivan las mujeres huanuqueñas que lideran proyectos emprendedores!