Dra. Amarilis Domínguez Palpa
Son muchos los escritores peruanos que nacieron y nacerán en abril, así como muchas personas que aman la poesía y la vida…¨ en este mes nacieron figuras literarias como el Inca Garcilaso de la Vega, Abraham Valdelomar y Carlos Oquendo de Amat, entre otros. De la misma forma también fallecieron otros grandes escritores como Pedro Peralta Barnuevo, José Carlos Mariátegui, José María Eguren, Carlos Augusto Salaverry y César Vallejo, entre otros¨.

En Huánuco algunos escritores también son de abril, particularmente es oportuno reconocer a Víctor Domínguez Condezo, que estos primeros días de abril cumple años significativos y eso justificaría el motivo de este artículo.

Él caminó desde las montañas andinas de Wamali en búsqueda de nuevos aprendizajes hace muchos años atrás, según nos relataba le interesaba conquistar la ciudad y desarrollarse humanamente.

Vivió muchos golpes en la vida… pero supo levantarse y hoy camina erguido como si fuera ayer, aprendió a leer y escribir para practicarlo, y no sólo para decir que es letrado. Nació en abril como muchos… pero sigue caminando por las bibliotecas abiertas de la vida, conversando con los jirkas, retando a los cóndores y a los wayras.

Víctor Domínguez ha dado escuela, pedagogía desde la docencia en educación básica, nivel universitario y post grado. Al principio empezó a escribir folletos, boletines, revistas y ahora libros muy serios producto de investigaciones en temáticas de historia regional, lingüística, cultura andina, educación transcompleja y otros. Trabajó en universidades de la región central Huancayo, Pasco y Huánuco y ha participado en muchos proyectos de educación rural y programa radial como Tierra Nativa.

Lo admiro por su perseverancia de ser un lector indesmayable de toda temática y problemática, acucioso crítico de la problemática educativa y de los fenómenos sociales. Sabe vivir con juventud los años de la adultez mayor, mantiene la lucidez de un maestro que cada día nos da lecciones sabias.

Sus publicaciones son sorprendentes como Wamali, Quillqa, Jirkas Quechuas… que ninguna autoridad regional o municipal ha sabido valorar, y a más de uno le debe estar ardiendo las orejas por no haber valorado y ni siquiera difundido sus obras como se merece y en el nivel que le corresponde.

En su momento ocupó responsabilidades en la vida académica, política y administrativa a nivel de nuestra región, ha viajado por casi todas las regiones de nuestro Perú hermoso y milenario, ha visitado muchas universidades como investigador y autoridad académica, ha tenido la oportunidad de viajar por Latinoamérica y últimamente por Europa. Pero nos comenta que siempre va a preferir quedarse en nuestra tierra nativa. Tuvo muchos amigos ilustres que le han dado templanza, coraje y fortalezas de carácter para lograr lo que ha logrado en estos ochenta años de vida heroica y de majestuosa resistencia ante las adversidades de la exclusión social, los círculos y élites de gente que menosprecia a los que salen adelante por sus propios méritos.

Víctor Domínguez ha camino mucho por los caminos duros de la vida y las apacibles rutas de la bondadosa naturaleza. Es el orgullo de sus hijos, de sus exalumnos y de los maestros que le dieron sabias lecciones de vida. Siempre recuerda con añoranza a sus padres y hermanos campesinos.

Fue y será siempre un emprendedor de las montañas alto andinas y un sabio maestro que sigue cada día escribiendo e investigando sobre la cultura y la educación. Me comentaba que se declara en rendición de cuentas a la vida y que vive muy agradecido por las oportunidades vividas. Muchos de sus amigos y colegas ya se adelantaron… pero él sigue con mucha fe de llegar hasta los 100 años… y quizás como él dice no morirá jamás porque ya dejo muchas escrituras que nuevas generaciones podrán conocer…

Desde mi yo interior siento mucho orgullo que sea mi padre y maestro, con quien hemos camino juntos por la vida, y seguiremos para adelante porque hay compromisos pendientes que no pueden esperar… y vamos dejando semillas y tierra abonada para que otros puedan continuar las tareas que la humanidad requiere. Que tu vivir no se detenga jamás… hoy es día de ponernos a disfrutar por todo lo vivido escuchando buena música y brindando con un buen vino. ¡Con la fuerza del viento y la fortaleza de los jirkas que sigas vigente padre mío!