La Municipalidad Provincial de Huánuco tiene implementado su unidad de inspectores de tránsito, quienes están encargados de vigilar que se cumplan las normas municipales respecto a las zonas rígidas en las calles del centro de la ciudad. Y efectivamente, se puede ver a los inspectores atentos con su silbato y papeletas de infracción para que los vehículos no se estacionen en las cuadras adyacentes al perímetro de la Plaza de Armas.

El trabajo de los inspectores de tránsito permite mantener el orden en dichas calles y evitar el congestionamiento de tránsito. Nadie se opone a ello, pero hay horarios y zonas en los cuales su labor podrían ser de mayor utilidad e impacto para la ciudad.

Así por ejemplo, los inspectores podrían empezar su labor en las cuadras de las instituciones educativas públicas y privadas para ayudar a descongestionar el tráfico y contribuir a la seguridad de los escolares.

Tanto a las 7 de la mañana, una de la tarde y 6 de la noche las puertas de los colegios se tugurizan con vehículos públicos y particulares que descargan y cargan pasajeros. Y entonces se congestiona el tráfico. Pero hay zonas donde incluso la situación es más crítica como la cuadra 6 del jirón Dos de Mayo donde hay un colegio, un centro preuniversitario y la sede de una universidad y la calle es angosta. Concluida su labor en los colegios, los inspectores vuelven a las zonas rígidas y así su labor tendrá mayor impacto.