Durante una nueva toma de la sede de la Universidad Nacional Alomía Robles por parte de un grupo de estudiantes de esa casa superior de estudios exigiendo al Ministerio de Educación el cambio de la Comisión Organizadora, once de ellos fueron intervenidos por efectivos policiales y llevados a la unidad de Seguridad del Estado, mientras prosiguen las indagaciones policiales y fiscal sobre la supuesta obstrucción de las labores académicas en esa universidad

Los estudiantes, en su mayoría del tercer, cuarto y quinto año, tomaron la universidad al promediar las 7 de la mañana y poco después llegó un contingente policial para tratar de controlar la situación.

Sin embargo, los alumnos que se encontraban al interior de la universidad decidieron impedir que los otros estudiantes ingresen a sus labores.

La fiscal Aliazib Solís Barrueta de la Segunda Fiscalía Penal Corporativa llegó al promediar las 11:00 de la mañana a la universidad.

Los estudiantes se resistían a las órdenes de los policías de dispersarse de la cuadra 6 del jirón General Prado, donde está la universidad, por lo que los agentes llegaron a usar gases lacrimógenos para lograr su propósito.

En esas circunstancias consiguieron también ingresar a la universidad y  e intervenir a quienes se encontraban tomando la sede universitaria.

Los alumnos fueron llevados a la sede de Seguridad del Estado en el Complejo Policial Alcides Vigo Hurtado, pero horas después dejados en libertad.

No obstante, se supo que la Policía y Fiscalía proseguirá con diligencias indagatorias contra ellos para establecer si hay o no indicios de posibles delitos para pasar a investigación preparatoria.

Con tomas y manifestaciones, un grupo de alumnos y otro de docentes exige la salida de la comisión presidida por Daniel Morgade.