Siete efectivos policiales, entre ellos el comisario de Cayhuayna, están siendo investigados por supuestamente haber realizado una intervención ilegal las primeras horas del sábado a un empresario para solicitarle el pago de una coima a cambio de dejarlo seguir extrayendo material no metálico del río Huallaga sin contar con la autorización respectiva.

La denuncia surgió cuando la mañana de ayer mismo el mismo empresario fue intervenido por efectivos de la Policía de Medio Ambiente extrayendo con su personal y maquinaria material de dicho río en Colpa Alta, jurisdicción del distrito de Amarilis.

Indignado porque era la segunda vez que lo intervenían en cuestión de horas, Juan Carlos Takase Medina acusó al mayor PNP Javier Antonio Angulo Tello, al alférez PNP Jean Cristopher Musayno Herrera, al suboficial de segunda PNP Henrry Manuel Utia Ojeda y otros policías de la Comisaría de Cayhuayna de haberlo intervenido al promediar la medianoche y exigido la suma de 10 000 soles para que no lo detengan ni le incauten su maquinaria.

Afirma que les entregó 2 500 soles y que incluso el comisario le dio su teléfono para que se comunique con él.

La Fiscalía y Policía Anticorrupción asumieron la investigación contra los siete efectivos policiales por el supuesto delito de cohecho pasivo propio.

COMISARIO NIEGA ACUSACIÓN

El comisario Javier Angulo negó tajantemente haber participado de algún operativo irregular y menos aún haber intervenido a Juan Carlos Takase Medina, a quien dice no conocer.

Sin embargo no descartó que la ilegal intervención haya ocurrido y que alguien haya usado su nombre. “Yo no meto las manos al fuego por nadie”, indicó tras referir que realiza las indagaciones para identificar a quiénes participaron en dicha intervención ilegal. “Voy a ir hasta las últimas consecuencias”, apuntó.

Sostiene que en su caso es una “denuncia calumniosa de un sujeto que está al margen de la ley”, que la noche del sábado estuvo en el operativo que realizó con sus efectivos en el óvalo de Cayhuayna hasta las 11.30 de la noche, que la zona donde supuestamente fue  intervenido Takase es jurisdicción del distrito de Amarilis y no de la Comisaría de Cayhuayna, que el número de su celular lo tiene muchas personas, las juntas vecinales de Cayhuayna por ser una persona pública y que hay contradicciones en el relato de Takase.

“El señor habla de 7 efectivos y una fémina, habla de un vehículo negro y en la Comisaría de Cayhuayna no hay ningún vehículo negro menos un patrullero con esas características”, dice al referir que recién se ha reincorporado a sus labores de Comisaría el miércoles y desconocía de actividades de minería ilegal en su distrito.

Angulo indicó que colaborará con la Fiscalía y Policía para que se esclarezca lo más pronto este hecho.

LA INTERVENCIÓN

La mañana del sábado, efectivos de la Policía de Medio Ambiente llegaron a la localidad de Colpa Baja donde encontraron una excavadora y un volquete en el río Huallaga en labores de extracción de material no metálico. Al acercarse los efectivos policiales el chofer de la excavadora subió de manera veloz al volquete que emprendió la marcha contra la corriente, produciéndose la persecución. Más arriba en un acceso encontraron el camión y a dos personas que aseguraban las puertas, quienes emprendieron la carrera logrando escapar de los policías.

Sin embargo en el lugar encontraron a Juan Carlos Takase Medina, quien se identificó como propietario de la cantera (y aunque dijo que su autorización se había vencido, no mostró documento alguno) y de las maquinarias.

Por disposición de la Fiscalía de Medio Ambiente la maquinaria fue incautada y entregada en custodia a la Municipalidad de Amarilis, así como 450 m3 de material no metálico que dispondrá dicha municipalidad.

Al cierre de este reporte se supo que Takase aún permanecía detenido como parte de la investigación en su contra por minería ilegal.