Jasmin Medina Vargas es la Señora Huánuco 2019 que postula a la corona de Señora Perú en el certamen de belleza que organiza el afamado Tito Paz.

Tingalesa de 42 años de edad y directora en la empresa americana de cosméticos Mary Kay, fue elegida Señora Huánuco en un reñido proceso de selección y representará a este departamento en el concurso Señora Perú que se realizará en noviembre próximo. La ganadora de este certamen participará en el concurso Mrs World (Señora Mundo) que se realizará en Las Vegas, Estados Unidos, y que en 1989 ganó Lucila Boggiano.

“Estoy orgullosa de representar a Huánuco”, dice en su encuentro con Página3.

Jasmin Medina afirma que participar en este concurso de belleza la inspira a promover el “posicionamiento” de la mujer en la sociedad y la ayuda social a las personas vulnerables.

“La mujer es más que belleza; es trabajo, es lucha”, subraya.

Esposa y madre de dos hijos de  23 y 19 años de edad, Jasmin dice haber logrado sus metas a través de mucho trabajo.

“A esta edad logré la meta de ser directora de una empresa americana”, anota al tiempo de instar a otras mujeres a recordar “que no hay límite de edad para cumplir las metas y sueños” que se proponen.

QUE CESE LA CONFRONTACIÓN

Jasmin también se refirió a los altos índices de violencia contra la mujer en el país llamando al cese de las confrontaciones entre varones y mujeres.

“Hay demasiada confrontación”, dice al sostener que el feminismo no debe significar poner a la mujer por encima del varón. “No es competir; sino unir, que haya mas unión, que la mujer y el hombre tengamos las mismas oportunidades para apoyarnos entre nosotros”, demanda.

Y desde su posición de Señora Huánuco dice estar interesada en difundir la ayuda social, promover el apoyo a las personas vulnerables a las mujeres vulnerables a través de entidades publicas y privadas.

“A las mujeres quiero decirles que no se sientan menos, que luchen por lo que quieren. Si quieren ser amas de casa, que sean buenas amas de casa; si quieren ser profesionales, que sean buenas profesionales; si quieren ser deportistas, que lo sean. Todo lo que quieran ser lo pueden ser mediante esfuerzo, lucha y perseverancia. ¡Sí se puede!”