La Sala Penal de Apelaciones decidió entregar temporalmente la casa de la exalcaldesa de Santa María del Valle, Aydee Salazar de Ríos, ubicada en la cuadra 2 del jirón Hermilio Valdizán de la ciudad de Huánuco, a su inquilino Luis Omar Fernández Nateros, y ordenó que todos los ocupantes (es decir el esposo e hijas de la exautoridad) se retiren del inmueble en el plazo de 24 horas o de lo contrario serán desalojados con el uso de la fuerza pública.

“La Sala de Apelaciones ha actuado como abogado de un inquilino moroso”, se quejó Denny Ríos Salazar, hija de Aydee sin ocultar su impotencia por el fallo judicial que confirma la resolución de primera instancia.

Refiere que la historia comienza en diciembre del año 2015 cuando su madre, Aydee, alquiló por un año a Luis Fernández una parte de su inmueble signado con el número 235 del jirón Hermilio Valdizán, y éste instaló una tienda de repuestos y mecánica. Sin embargo en enero del 2016, Aydee Salazar pasó a la clandestinidad tras ser sentenciada por el Poder Judicial por corrupción.

Denny afirma que después de ese hecho el inquilino dejó de pagar el alquiler y desconoció a su hermana Yessica como la encargada de cobrarle la renta.

Ella le cursó la carta notarial en junio del 2016 exigiéndole el pago del alquiler atrasado de dos meses y en noviembre de ese año le cursa otra carta notarial comunicándole que no le renovarán el contrato de alquiler.

El esposo de Aydee y padre de Yessica, Víctor Ríos Pedraza, también le cursa  carta notarial en noviembre comunicándole que no le renovará el contrato y que se ponga al día en el pago de los servicios de luz y agua.

Pero el 6 de enero, dice Denny, Luis sacó sus cosas de la cochera o patio alquilado afirmando que había conseguido otro local. Pero a los dos días regresó pidiendo la renovación del contrato de alquiler, hecho que le fue negado.

Dos días después, dice, presentó una denuncia en la Fiscalía por usurpación y pidió al Juzgado el desalojo preventivo y la ministración temporal del inmueble.

El juez del Tercer Juzgado Unipersonal admitió el pedido y en apelación llegó a la Sala Penal presidida por Angélica Aquino e integrada por Sandra Cornelia y Alberto Berger.

En audiencia, el abogado de Luis Fernández, Vladimir Atencio, confirmó que no reconocen a Yessica como la persona encargada de cobrarles la renta, ni de solicitarles que desocupen el inmueble. Insistió en que su patrocinado fue desalojado con engaños del corralón (patio) donde funcionaba la mecánica y que Yessica cometió el delito de usurpación.

El abogado de Yessica, Suñer Castro, afirmó que el juez no ha evaluado las cartas notariales cursadas al inquilino y solo se basó en sus dichos.

La fiscal superior adjunta de la Cuarta Fiscalía Provincial Penal, Nora Paúcar Gonzáles, sostuvo en la audiencia que el juez de primera instancia se “apresuró” en otorgar la ministración del inmueble a Luis Omar Fernández Natero y ordenar el desalojo de quienes lo ocupan, porque —reiteró en varias oportunidades— la Fiscalía aún no ha acreditado que haya habido usurpación de parte de Yessica Ríos.

Insistió que el caso recién estaba en investigación preliminar y en la constatación fiscal que realizaron no constataron que haya habido usurpación.

Además cuestionó que el juez haya ordenado el desalojo, cuando la Fiscalía acreditó que Yessica y sus hermanas viven desde hace varios años en ese inmueble, acreditando la posesión del mismo.

No obstante la Sala Penal de Apelaciones confirmó la resolución de primera instancia entregando temporalmente el inmueble del jirón Hermilio Valdizán 235 a Luis Fernández y ordenando el desalojo de quienes lo ocupan.