La jueza Mtizy Mazzini Ojeda declaró infundada la demanda que interpuso el empresario Max Huebner Faura Padilla en contra de la Junta Administradora de Bienes de la Gran Unidad Escolar Leoncio Prado exigiendo el pago de una indemnización de novecientos mil soles “por daños y perjuicios por responsabilidad extracontractual, más los intereses legales”, costos y costas.

El caso se remonta al año 2006, que el empresario interpuso la demanda alegando que la Junta Administradora de Bienes le ha causado daño económico y moral al presentar una medida cautelar innovativa en su contra, “con la finalidad maliciosa de suspender los efectos legales de los contratos de constituir derecho de superficie” de los inmuebles ubicados en las esquinas de los jirones Dos de Mayo y General Prado de propiedad de la Gran Unidad Escolar Leoncio Prado.

Como se recuerda, en el año 2002, Faura Padilla y la referida Junta Administradora de Bienes presidida entonces por Alejandro Alvarado, a la sazón director del entonces Colegio Nacional hoy Gran Unidad Escolar Leoncio Prado, un contrato de concesión por 99 años de los derechos de superficie de los referidos inmuebles que ocupaba como inquilino y otros aledaños.

El caso que significó un escándalo y la Junta Administradora, con nueva directiva, interpuso una demanda de nulidad de acto jurídico para que se declare la invalidez de dichos contratos de concesión de derecho de superficie, señalando una serie de supuestas irregularidades en su tramitación.

Héctor Alvarez, abogado de dicha Junta, refirió que Faura interpuso cuatro demandas de indemnización en el 2016,  por las acciones legales para anular los dos controvertidos contratos que lo favorecían para hacerse por 99 años de dos inmuebles de la Junta de Bienes y por los informes periodísticos aparecidos informando sobre este caso.

De las cuatro demandas, la jueza Mityz resolvió con fecha 18 de mayo 2018 la última por 900 000 soles que quedaba pendiente.

“El señor Faura no ha apelado la sentencia, así que vamos mañana (hoy) mismo a pedir que se declare consentida”, indicó el letrado.

Las otras tres demandas también fueron declaradas infundadas, entre ellas una por 5 millones de soles, que incluso llegó a la Corte Suprema de Justicia.

Max Faura “quería quedarse con la propiedad ajena por intermedio de las indemnizaciones”, sostiene Alvarez sin ocultar su satisfacción por los resultados obtenidos en estas demandas.

Sobre el proceso por la nulidad de los contratos que favorecen a Faura y le permitieron construir su edificio llamado “Torre de Babel” en la esquina de Dos de Mayo y General Prado, el abogado refirió que también se tramita en el Juzgado Civil Transitorio y están en la etapa de presentación de medios probatorios, tras la cual, estimó, debe dictarse la sentencia en primera instancia.

Explicó que esta denuncia de nulidad de acto jurídico fue presentada el año 2012, debido a que la primera se archivó por inconcurrencia de las partes.

18 de junio a las 9 de la mañana se realizará la audiencia de inspección judicial a la “Torre de Babel” con peritos para la valorización de inversión de Faura en ese inmueble y según adelantó el abogado Álvarez cuestionarán dicha prueba.