El Concejo Provincial de Huánuco ha asumido una actitud irresponsable en el caso de las elecciones del centro poblado de Colpa Baja que mantiene en incertidumbre a esa población con relación a sus autoridades municipales.

El Concejo Provincial que concluyó funciones el 31 de diciembre del año pasado, dejó resuelto el caso, disponiendo nuevas elecciones en dicho centro poblado acusando irregularidades en el proceso electoral y comicios.

Sin embargo, el Concejo que empezó funciones el 1 de enero último decidió reabrir el caso sin reparar en las normas legales y los  límites que tienen como regidores. A estas alturas, Colpa Baja ya tendría autoridades municipales, pues las elecciones complementarias se desarrollaron en las marchas y contramarcha de este Concejo con relación a si validan o no las elecciones pasadas y que tuvieron como ganadora a la exalcaldesa Violeta Giles, pero que fueron objetadas por el grupo del aún alcalde y sucesor de Violeta, Ranjolge Mena.

Y anoche, en una nueva actitud que pinta por completo el nivel del Concejo Provincial de Huánuco, la mayoría de regidores decidió que la oficina de Centros Poblados se pronuncie. Después de generar el chanchullo, buscan a otro que lo solucione.

El Concejo Provincial no tiene derecho a jugar de esa manera con la expectativa de un grupo de pobladores, no hay derecho para burlarse así.