Monseñor Oswaldo Rodríguez ha sido reconocido por el Consorcio de Centros Educativos Católicos con el título de “Divino Maestro” por su gran obra social a favor de niños, adolescentes, jóvenes, adultos mayores y enfermos mentales.

La entrega de dicho reconocimiento significa que la gran obra de este hombre ha trascendido las fronteras de Huánuco.

A sus 63 años de edad, padre Oswaldo ha sabido ganarse con trabajo, preocupaciones y esperanza ese título de “Divino Maestro” que el Consorcio otorga a educadores católicos laicos o religiosos que han dedicado treinta o más años de su vida a la labor evangelizadora y han destacado en la labor educativa.

Abrazado al mensaje de Jesús, este hombre nacido en el pueblo ambino de Cochachinche el 5 de agosto de 1956 enseñan a través de sus acciones. Su vida es una lección de amor y de solidaridad con el prójimo; de perseverancia y de trabajo.

Los niños, adolescentes y jóvenes que están y han estado en sus albergues conocen de su trabajo, de su dedicación, de su esfuerzo, de su amor para que superen la adversidad de la vida y sean ciudadanos de bien. Pero también conocen de su labor en los dos colegios religiosos que ha dirigido y sigue dirigiendo uno de ellos.

Es pues un justo merecimiento el título de “Divino Maestro” para padre Oswaldo.