La noche del miércoles se realizó todo un despliegue médico y logístico para trasladar desde la ciudad de Huánuco hacia Lima a 12 pacientes graves del Hospital Regional Hermilio Valdizán Medrano en una ambulancia aérea. Debe ser la primer operación médica de esa magnitud que se ejecuta en esta ciudad para salvar tantas vidas.

En mayo del año pasado el Ministerio de Salud y la Fuerza Aérea del Perú firmaron un convenio de cooperación interinstitucional “para fortalecer la respuesta inmediata el traslado de pacientes que requieren un tratamiento de urgencia y de alta complejidad”.

La FAP, según se informó entonces, tiene diez aeronaves equipadas para el traslado de pacientes y de órganos para trasplantes.  Son aviones con diferentes capacidades, que pueden transportar hasta 27 camillas o helicópteros con capacidad para seis tripulantes equipadas para el traslado de pacientes.

Y fue uno de los aviones Antonov de la FAP que llegó con personal médico y paramédico del SAMU para trasladar a los 12 pacientes a Lima para continuar con el tratamiento médico que requieren para salvar sus vidas.

Como podrá advertirse, se trata de la suma de voluntades y recursos de dos instituciones que mejoran la calidad del servicio del Estado. La articulación es la fórmula para mejorar y superar limitaciones.