Germán Vargas Farías

Comisión de ofensa, defensa o desvergüenza?

La sesión de la Comisión de Defensa del Congreso realizada el pasado lunes, a la que fueron citados el ministro del Interior, Carlos Morán; el director de la Policía, José Luis Lavalle; el jefe de la División de Investigaciones de Alta Complejidad (Diviac), coronel Harvey Colchado, y otros agentes de la policía nacional, fue una demostración más del abuso y prepotencia de los congresistas del Apra y de Fuerza Popular, que resulta chocante se sigan llenando la boca afirmando que siempre respaldaron a la Policía Nacional del Perú, cuando es evidente que la utilizan, y siempre usaron, políticamente.

Mecanismo de Defensa

El momento más tenso de esa sesión lo protagonizaron Jorge del Castillo, presidente de la comisión, y el mayor PNP Fredy Ordinola. El congresista acusó al policía de haber tenido durante su manifestación una actitud “prepotente, desafiante y fuera de lugar” pero, curiosamente, eso fue lo que muchos advertimos en del Castillo. Entiendo que en psicología le llaman proyección, mecanismo de defensa que consiste en atribuir los defectos, miedos o impulsos propios a otras personas.

Estrechez de conciencia, y corazón

‘Cuando culpa a otros en lugar de reconocer sus desatinos, vicios o carencias, lo que intenta es mantener su ego a salvo’, me comenta una psicóloga, y lo que dice me queda bastante claro cuando Jorge del Castillo dice que ha “conducido la sesión con corrección, con respeto a las personas”, y enseguida culpa al congresista Richard Arce por la suspensión de la sesión que él mismo perpetró.

Leo un texto del psicoterapeuta y psicólogo clínico Fidel Sanz Estaire, en el que afirma: “La paradoja de los mecanismos de defensa –como la proyección- es que, aunque su uso es protector, consiguen que la conciencia se estreche”. Pareciera que conoce bien el caso de Jorge del Castillo.

‘La fuerza de choque’ del Apra

La sesión del lunes también nos permitió descubrir que lo afirmado por Miguel Atala, ex vicepresidente de Petroperú en el gobierno de Alan García, investigado por el Caso Odebrecht, sobre la existencia de una “fuerza de choque” en el APRA, es cierto. Pudimos ver en acción a algunos de sus integrantes en el Congreso. Cínicos, abusivos y arrogantes. Luz Salgado, Carlos Tubino, Rosa Bartra, son algunos. Hace rato que cumplen ese rol.

¿Sobón de policía, o de ladrón?

¡Qué curioso!, dice Jorge del Castillo que Richard Arce actuó en la sesión como sobón de la policía. ¿No es más censurable haber vivido tantos años como sobón de un corrupto, y seguir adulándolo aun después de muerto?

Buscando sustento en la miseria

Que uno de sus más importantes líderes se encharque hasta las narices, y pretenda una sobriedad que -entre tanto fango- nadie nota, es patético. Hemos podido ver a Jorge del Castillo dirigiendo una sesión en la comisión que preside en el Congreso, y podemos reconocer que hay hombres capaces de dilapidar recursos y decoro.

Qué terrible debe ser llegar a los 95 años –los del APRA- en una indigencia tal que su mayor esfuerzo consista en hurgar en sus miserias, buscando absurdamente algo que les permita trocar la historia.

“Fue una demostración más del abuso y prepotencia de los congresistas del Apra y de Fuerza Popular”