Josué Canchari de la Cruz

Después de observar las noticias sobre la podredumbre de la corrupción en todas las esferas, me pregunto ¿usted pagaría sus impuestos? Quizá su respuesta sea que no, pero para cumplir con las obligaciones tributarias lo haría, pero la incidencia en evadir será mayor por la desconfianza del destino de sus tributos.

Todos los peruanos pagamos impuestos de una u otra manera, desde el hecho de comprar caramelos ya estamos pagando impuesto, los trabajadores en planilla también pagan impuestos vía retención, algunos ni siquiera saben lo que les descuentan sus empleadores por impuesto a la renta. Todo lo que pagamos sirve para el financiar el gasto público del país, desde el sueldo del Presidente de la República, congresistas, trabajadores del Poder Judicial, docentes universitarios, médicos, profesores, enfermeras, policías, etc. Entonces con mucha categoría tenemos el derecho a exigir que nuestros impuestos que pagamos sean bien invertidos y realizados de manera transparente.

En conversaciones con empresarios locales, profesionales, entre otras personas, el comentario común es que la corrupción generada por Odebrecht, investigaciones de Lava Jato, audio video de jueces y miembros de CNM, por todo el escándalo de la corrupción, nadie confía que sus impuestos sean bien invertidos, esto puede afectar la recaudación tributaria y el incremento de nuevos contribuyentes.

¿LA CORRUPCIÓN PODRÍA FRENAR EL CRECIMIENTO ECONÓMICO?

Es la pregunta que muchos nos hacemos. Es lógico que la corrupción frenará el crecimiento económico, debido a las ineficiencias y sobrecostos, obras mal construidas, sobredimensionadas, obras consideradas como elefantes blancos, lo que implica que usaron de manera ineficiente nuestros recursos, asimismo la adjudicación de obras a empresas que dieron la coima “bajo la mesa” denominado “diezmo”, etc.

Debido a la corrupción, algunas empresas y personas tienen el desánimo de seguir pagando sus impuestos, ciertas empresas han paralizado sus proyectos, otras empresas transnacionales tienen desconfianza para invertir en nuestro país. Este fenómeno tiene consecuencias y el más afectado es la población, debido a la baja inversión del Estado por la reducción de recaudación de impuestos generado por los empresarios.

LA CORRUPCIÓN COMO HERRAMIENTA PARA MEDIR EL DESARROLLO

Los más afectados con la corrupción son los más pobres, pues son los que sufren de manera más intensa al no tener acceso a los servicios básicos o que éstos servicios sean ineficientes y de baja calidad, entonces se puede decir que la corrupción es una herramienta que influye para medir el desarrollo (calidad de vida), por ello la interrogante ¿Cómo estamos en desarrollo? Y parece claro la respuesta, que nuestro país aún está muy lejos.

Las principales instituciones con mayor incidencia en la corrupción son el Sector Educación, los gobiernos locales, el sector de Justicia, el sector Interior (la Policía Nacional, Ministerio de Salud, el poder Legislativo, etc.

LA AGENDA:

La lucha contra la corrupción debe ser la agenda de prioridad para las autoridades. Con la corrupción a la escala actual, nuestro país seguirá atascado en el sub desarrollo, por ello llamo a reflexión a los ciudadanos a dejar de pensar en votar por “un candidato que robe, pero que haga obras”, eso es aceptar que roben nuestro dinero pagado vía impuesto.