Josué Canchari de la Cruz
La Compensación por Tiempo de Servicios (CTS) es un beneficio social que corresponde a los trabajadores en planilla. Su finalidad básica es cubrir ante posible contingencia de pérdida de puesto laboral y que éste fondo alivie durante el tiempo que estará sin percibir remuneración.

La CTS es uno de los beneficios laborales más antiguos que existe en nuestra legislación laboral, cuyo origen data desde el año 1920, donde básicamente consistía en entregar este beneficio ante el retiro o despido del trabajador. Esta modalidad fue hasta junio de 1991, durante este periodo hubo muchos problemas en el pago a los trabajadores, ya que al momento de cese del trabajador, algunas empresas no contaban con la liquidez, otras ya habían cerrado o quebrado. El caso generó un problema social, porque hubo muchas empresas que no cumplieron con pagar, a excepción de las empresas del Estado.

Ante la modernización en seguridad social, pensiones y beneficios sociales, iniciada en el primer gobierno de Alberto Fujimori, la modalidad de entrega de la CTS se modifica desde julio de 1991, con la promulgación del Decreto Legislativo Nº 650, Ley de Compensación por Tiempo de Servicios, esta norma rige hasta la actualidad, donde se establece por primera vez que este beneficio social se depositaría dos veces al año y en una entidad financiera elegida por el trabajador.

En los países europeos, las empresas entregan la “CTS” al trabajador en su retiro o despido. Adicionalmente a este beneficio social, tienen el seguro de desempleo, manejado por el Estado, que garantiza el pago de su remuneración mientras esté desempleado, siempre que el trabajador deba cumplir ciertos requisitos como: Que fue cesado por cierre de la empresa, quiebre y que debe aceptar hasta un máximo de tres propuestas de empleo que ofrece el Estado y en caso contrario pierde su seguro de desempleo.

En nuestro país, el seguro de desempleo propuesto por el gobierno de PPK pretende reemplazar la CTS. Si esta medida se aprobara, los que pierden son los trabajadores, ya que si cesaran por cualquier motivo, el seguro le entregaría el 80% de su remuneración y solamente por tres meses, mientras con la CTS percibiría todo lo acumulado que fue depositado dos veces al año (cada uno de medio sueldo aproximadamente). Esta medida planteada consiste en el aporte por parte de la empresa en un aproximado de 2.5% de la remuneración que perciben los trabajadores. El seguro de desempleo sería administrado por una compañía de seguros que ofrezca mejores condiciones para el usuario. Con el seguro de desempleo, el costo laboral sería menor para las empresas, ya que actualmente la CTS mensual representa aproximadamente el 9.72% y el seguro de desempleo sería aproximadamente en 2.5%.

Estamos a escasos días para el cumplimiento del depósito de CTS, que los empleadores deben realizarlo hasta la quincena de este mes. El incumplimiento del depósito es considerado como una infracción grave, que genera el pago de multa y los intereses. Por ejemplo si una empresa de régimen privado (no mype) que cuenta de 1 a 10 trabajadores afectados, la sanción será de 3 UIT, equivalente a S/. 12,150.00 soles y puede llegar dependiendo del número de sus trabajadores hasta S/. 202,500.00 soles. El órgano encargado de la fiscalización es SUNAFIL, que tiene facultad para realizar las inspecciones en los centros laborales.

Nuevamente los justos pagan, las empresas formales son los que cumplen con depositar la CTS y este grupo apenas llega a 25% y las empresas informales que no pagaran la CTS llega a 75%, cifra alarmante que debe preocupar a las autoridades del trabajo.

” La CTS es un beneficio social que les corresponde a los trabajadores en planilla, y es considerado como intangible, es más ni el mismo trabajador puede disponer, salvo que exceda las 4 últimas remuneraciones”.