Juan Carlos Espinoza Vilar
En las notas anteriores sobre el tema describí las acciones desarrolladas para formular el Plan Regional de Educación Concertado –PREC- el año 2003, el que debió implementarse a partir del 2004, exponiendo los 7 objetivos construidos al consolidar y sistematizar la información recogida en los talleres desarrollados en las 11 provincias, teniendo como participantes a  alumnos, docentes, padres de familia, autoridades y público en general, en los que expresaron sus opiniones, demandas y propuestas de solución; así como la información recogida en las encuestas y entrevistas en profundidad que se realizaron, teniendo siempre como pregunta de enfoque la visión al 2021 construida en el Plan de Desarrollo Departamental del 2002 al 2021.

Expliqué también  que para la de implementación del plan, comprometimos la participación de instituciones públicas, privadas y de la sociedad civil organizada a cumplir tareas específicas, proponiendo además las actividades a desarrollarse, con miras a alcanzar metas concretas al final del año 2004.

De igual modo detallé las estrategias vinculados al logro del Objetivo 1 del Plan con fines ilustrativos, porque en el documento se detalla las que corresponden a cada uno de los 7 objetivos.

Es decir, en Huánuco  privilegiamos las acciones orientados a desarrollar el capital humano,  conforme a los lineamientos establecidos en las normas que regulan el proceso de descentralización, asumiendo ésta como una oportunidad para promover el desarrollo de nuestros pueblos, incrementando la riqueza, reduciendo la desigualdad, modernizando el Estado, abriendo el sistema político, alimentando el debate y la deliberación sobre el futuro de la región y del país; sobre el ejercicio del poder, fortaleciendo la institucionalidad democrática,  incorporando normas y procedimientos que hagan posible la transparencia, la concertación, la rendición de cuentas, la vigilancia ciudadana y, en definitiva: EL BUEN GOBIERNO.

Luego de cesar en las funciones de Gerente Regional de Desarrollo Social del Gobierno Regional, fui gentilmente invitado a participar en la exposición del representante del Consejo Nacional de Educación, quien vino a explicar los lineamientos que debíamos seguir para formular el Proyecto Educativo Regional que dispuso formular el Ministerio de Educación, lineamientos que concordaba con los que habíamos seguido al formular el PREC, por lo que confiaba que este documento sería validado, en vista además, que había sido aprobado por el Consejo Regional en Sesión Extraordinaria de fecha 22 de Diciembre del 2003 y refrendado por Acuerdo Nº 136-2003-CR-GRH en el marco de sus funciones normativas, las mismas que de acuerdo al Art. 10.1 de la Ley 27783 de Bases de la Descentralización, son de obligatorio cumplimiento en sus respectivas jurisdicciones.

Meses después tuve conocimiento que se dejó de lado el PREC y se formuló el Proyecto Educativo Regional y hace pocos días, los medios de información local dan cuenta que la Dirección Regional de Educación se propone “reformular” el mismo, para cuyo efecto nombra al Consejo de Participación Regional, conformado por personas vinculados al sector, dejando de lado a los actores de la sociedad civil, del empresariado, municipios, entre otros, que también tienen responsabilidad en la tarea educativa.

Por otro lado, el Ing. Rubén Alva al inicio de su gestión como Gobernador Regional declaró que había convocado a expertos en planeamiento estratégico para formular el Plan de Desarrollo Regional, desconociendo al que se formuló el año 2002. Luego de unos meses, en un evento organizado por la Universidad Cesar Vallejo tuve la oportunidad de escuchar a una dama que se identificó como Sub Gerente de Planificación Estratégica del Gobierno Regional,  quién manifestó  que los planes que se habían formulado no servían porque eran sectoriales, en cambio ellos estaba formulando uno con enfoque territorial, pero para mi sorpresa manifestó que habían segmentado el territorio y puso como ejemplo que las provincias de Huamalies y La Unión, por ser altoandinas conformarían una subunidad, porque tenían características diferentes a las otras. Esto consideré incoherente entre otras razones por lo siguiente: Como construir la visión compartida con identidad y pertenencia si lejos de unir a la población lo dividimos; como establecer el interno  y el externo para identificar las fortalezas y debilidades de la región y poder construir los objetivos estratégicos, entre otros.

Recientemente, el Gobierno Regional ha anunciado que revisarán el Plan de Desarrollo, no sé a cuál de ellos se refiere, pero sospecho que debe ser el último formulado por los expertos que anunció el Ing. Alva, por lo que considero conveniente recordar a nuestros funcionarios de turno que los planes formulados durante los años 2002 y 2003, además de tener legitimidad por haber sido formulados de manera participativa con los principales actores, tienen legalidad porque se formularon en cumplimiento de la Ley Orgánica de Gobiernos Regionales, respetando los principios enunciados en dicha norma.

En consecuencia, lo que corresponde es revisar si se han cumplido con las acciones propuestas en los indicados planes y evaluar la realidad utilizando los criterios propuestos en los mismos y el espacio ideal es el de los Presupuestos Participativos; porque es necesario regresar siempre a la realidad inicial, como método de realimentación.

Según el último Indice de Competitividad INCORE 2019, elaborado por el Instituto Peruano de Economía,  Huánuco se encuentra entre las tres regiones más pobres y menos competitivas, es decir que no hemos sido capaces de crear riqueza, entre otras causas porque no se ha desarrollado el capital humano, por lo que transcurrido 15 años de iniciado el proceso de descentralización, que busca el desarrollo de nuestros pueblos precisamente, es necesario reflexionar y adoptar las acciones correctivas para revertir esta grave situación.