Una joven de 25 años de edad fue golpeada y abusada sexualmente por un falso taxista y sus cómplices que la llevaron hasta una zona desolada de Colpa Baja, carretera al aeropuerto,  donde la abandonaron.

El execrable hecho se perpetró la madrugada del domingo último.

La víctima que además fue despojada de sus pertenencias narró a las autoridades que aquella madrugada estuvo con sus amigos en un centro de diversión de La Laguna Viña del Río, pero decidió irse y al salir del local subió a un Tico color azul.

Otros dos sujetos subieron en el camino y la llevaron hasta Colpa Baja, inmediaciones del recreo Gallito de Oro, carretera de acceso al puente La Esperanza.

Los delincuentes no solo la ultrajaron, sino también la golpearon hasta que perdió el conocimiento al poner resistencia.

Tras lograr su objetivo, dijo, los malhechores se llevaron su celular y otras pertenencias.

Cerca de las 7 de la mañana, la víctima despertó y salió caminando a la carretera. Un vecino la vio salir llorando y con la ropa lleno de tierra. Él y otro vecino la auxiliaron y en un carro la trasladaron hasta la Comisaría de Huánuco.

La policía comunicó al fiscal de turno lo ocurrido y se iniciaron las investigaciones.

Debido al estado de shock de la joven, el fiscal pidió apoyo de la Compañía de Bomberos que en una ambulancia la trasladaron al Hospital de Contingencia.

Se supo que la joven tenían lesiones en la cabeza y otras partes del cuerpo. El personal de salud la tuvo varias horas en observación para luego darla de alta.

SEGUNDO CASO

Es la segunda agresión sexual a una mujer en solo una semana. El 3 de junio, una joven de 28 años de edad también denunció un hecho similar.

La joven narró a las autoridades que aquella madrugada salió de la discoteca Ipanema en La Laguna Viña del Río, donde estuvo departiendo con un grupo de personas, que eran amigos de su amiga.

Salía sola cuando uno de los sujetos le dio alcance y se ofreció llevarla. Ella aceptó sin imaginar que la llevaría hasta La Esperanza donde la ultrajó.

La agraviada salió del lugar y caminó por varios minutos hasta que un poblador de la zona la auxilió, junto con serenos y policías de Amarilis.