La crisis por el agua que se registra en los distritos de Huánuco, Amarilis y Pillco Marca ha vuelto a desnudar las carencias y limitaciones de esta tierra y los clamorosos descuidos de quienes nos han gobernado.

En estos momentos la falta de un laboratorio certificado dificulta la labor de monitoreo de la calidad de agua que se debe realizar a la que está produciendo Seda Huánuco luego de que su planta de tratamiento fuera contaminada con petróleo.

Cuando la empresa confirme en el laboratorio que el líquido que está produciendo es apta para consumo humano, los usuarios tendremos que seguir esperando porque Digesa no cuenta en este departamento con un laboratorio para realizar dicha verificación y va a tener que enviar las muestras a Lima, así que habrá que esperar las horas de viaje de ida, el tiempo del análisis y las horas de viaje de retorno del informe.

Según se ha revelado, Digesa realiza el monitoreo a 1 424 sistemas de producción de agua en el departamento de Huánuco y ¡no tiene laboratorio! Independientemente de lo que Seda Huánuco pueda hacer para equiparse, es urgente que en la Dirección Regional de Salud y el Gobierno Regional empiecen a preocuparse por instalar e implementar un laboratorio para ser acreditado y cumpla con efectividad esta labor de monitorear el agua y otros más que garanticen de verdad la salud de los huanuqueños.