CPC A. Lenin Tadeo Tordecillo.

Una de las políticas establecidas en el Plan Bicentenario del Perú al 2021, es que debe ser un país con EQUIDAD Y JUSTICIA SOCIAL. Esta política es de carácter obligatoria y todos debemos contribuir para que se cumpla.

En el aspecto laboral quiero abordar un problema relacionado a dicha política.

Si preguntamos, o se hace una encuesta, a los trabajadores de las diferentes entidades del estado si el sueldo que recibe mensualmente le parece justo, pienso que una gran mayoría va a decir que no. Desde trabajadores que reciben la remuneración mínima (S/ 930.00) hasta funcionarios que reciben S/ 15,000.00, afirman que el sueldo es muy bajo, no les alcanza y por consiguiente les parece injusto. Mi sueldo es bajo – dijo un congresista hace años-.

Pero ¿son las remuneraciones “injustas” en el estado?

No y Sí, dependiendo con qué se lo compara.

No es injusto, porque muchos trabajadores del estado, en comparación con miles de desempleados, al menos tienen un sueldo mensual. Lo injusto, sí es, que hay quienes reciben algo del estado, mientras que otros no.

Y, sí es injusto, porque, solo para poner un caso, cuando se compara los sueldos de trabajadores que tiene el mismo perfil profesional, hacen semejante actividad o tienen semejantes funciones de una entidad a otra, y se observa que en algunas entidades les pagan el sueldo mínimo (S/ 930.00) mientras que en otras entidades ganan S/ 2,500.00.

Esto es un caso de “injusticia remunerativa”. Cómo las remuneraciones de un trabajador que tiene un mismo perfil y cargo pueden ser diferente, en comparación, con un trabajador de su misma condición, en otra entidad del estado y hasta en la misma ciudad o departamento con condiciones de vida semejantes. Si los trabajadores, laboran 8 horas diarias -sin horas extras porque está prohibido dicho pago-, como establece la ley: ¿Por qué debe haber diferencia?

La problemática en la desigualdad en las remuneraciones

Esta “injusticia remunerativa” ocasiona que, año tras año, los trabajadores, reclamen mejores condiciones de vida, (incremento de remuneraciones principalmente), se origina los conflictos sociales en cuestión laboral, las huelgas se repiten- ya está pronto a empezar también este año- y los políticos utilizan el incremento de sueldo, como caballito de campaña y parte de sus promesas.

Otro de los problemas que ocasiona es que los trabajadores, al observar que otros trabajadores, de su misma condición, ganan más que ellos en su misma entidad o en otras entidades, entonces se desaniman, no hacen un buen trabajo, no tienen buen desempeño, la entidad no presta un buen servicio y finalmente el usuario es el perjudicado con la atención.

¿Qué se podría hacer si se desea que las remuneraciones sean “justas”?

Si se desea lograr que en cuestión laboral se logre cumplir con la política de la equidad y justicia social establecida en el PLAN BICENTENARIO se debe corregir estas desigualdades remunerativas. Para ello, es necesario que se pueda corregir los sueldos y/o remuneraciones nacionales y/o establecer sueldos regionales en las entidades del estado que cumpla con la condición: A igual trabajo, igual sueldo. Aunque las condiciones de vida son diferentes de una región a otro, por esa razón es mejor los sueldos regionales.

¿Por qué un asistente, un técnico, deben ganar más en otras entidades y en otras menos? ¿Acaso el sustento es que trabajan más? Se puede comprobar que no es así. Hay quienes hacen más y su sueldo es menos. Así también sucede en los altos cargos directivos.

En un departamento, con las mismas condiciones de vida, no puede existir diferencia de remuneraciones en los trabajadores de las entidades del estado. Esto no es equidad y justicia social, sino lo contrario.

¿Quién debe promover que las remuneraciones sean “justas”?

Definitivamente el gobierno y el congreso, pero también el gobierno regional, a través de la Dirección Regional de Trabajo y Promoción del Empleo, además de fiscalizar y sancionar a las empresas y entidades públicas, debe asumir el compromiso de lograr la equidad y que las remuneraciones sean justas en las entidades del País y el departamento.

Mientras se espera que el gobierno regule los sueldos y establezca sueldos iguales, a igual trabajo en las entidades del estado, quiero dejar un consejo para todos los trabajadores del estado que piensan que su sueldo es injusto y por eso, quizás, tienen la excusa perfecta para no trabajar bien. Mi consejo es:

Que tu buen desempeño no esté condicionado a cuánto ganas; trabaja tan bien, de tal manera que nadie pueda decir: Yo lo haría mejor, si me pagan igual o mucho menor.

Recuerda que, en comparación a muchos desempleados, tienes el privilegio de trabajar y puedes llevar un pan a casa.