El León de Huánuco vive su peor momento. Las deudas a los jugadores y por derecho de formación que ascienden a más de 250 mil soles, pusieron en ‘jaque’ a los dirigentes, quienes tiraron la toalla y abandonaron al equipo emblemático.

La presidenta del club, Justina Reátegui, dio un paso al costado dejando a la deriva al equipo y sin aportar ni un sol desde que asumió la presidencia, según comentó el gerente deportivo crema, Richard Upiachihua, quien recién ayer aclaró la situación actual de la directiva que llegó al club con el objetivo de devolver al León de Huánuco al fútbol profesional.

EN ABANDONO

A la deuda de años anteriores, se suma la falta de pago a los jugadores que vienen afrontando la presente temporada de la Copa Perú, por lo que algunos decidieron abandonar el club, como el caso de Jhino Santillán, Michael Ruiz, Joel Ávila, entre otros.

“Estamos esperando solucionar los problemas con los jugadores. Los actos mismos de la presidenta demuestran el desinterés que tuvo con el club y creo que este es un espacio de oportunidades para que los empresarios que deseen asumir las riendas del equipo, puedan hacerlo”, manifestó Upiachigua.

El León de Huánuco perdió los tres puntos que ganó frente al Cultural Tarapacá, por las deudas que tiene. Así lo decidió la FPF a través de una resolución.