Catorce días después de haberse producido el colapso a causa de la lluvia, la mañana del martes personal contratado por la Dirección Desconcentrada de Cultura levantaba los escombros del centro arqueológico Shillacoto, en la calle Francisco Bolognesi.

Los obreros dijeron que volverán a colocar las piedras con mezcla de barro donde estaban antes de que se derrumben en medio de la lluvia que cayó la noche del lunes 19 de febrero.

Las piedras y tierra bloqueaban el pase por la vereda en la calle Francisco Bolognesi, esquina de los jirones San Martín y Seichi Izumi.