La Contraloría General de la República observó el incremento “sin sustento técnico ni económico” del presupuesto de la obra “Mejoramiento y ampliación de los servicios del establecimiento de salud de Llata, provincia de Huamalíes”.

La obra del Hospital de Llata, que financia la empresa minera Antamina a través de obras por impuestos, pasó de 63 314 932. 00 a 140 357 120.55 soles de presupuesto, según verificó el último 22 de mayo en el Banco de Inversiones del Ministerio de Economía y Finanzas; es decir, incrementó su presupuesto en 121.73 %.

“Los montos en los conceptos ‘Programa de capacitación al programa asistencial y administración’, ‘Programa de gestión hospitalaria’ y ‘Programa de promoción y sensibilización de los servicios de salud’ considerados en el convenio de inversión [entre el Ministerio de Salud y Antamina] han incrementado en el registro actualizado del Banco de Inversiones sin adjuntar sustento respectivo”, se lee en el informe de control nº. 1259-2019 de la Contraloría.

También observó que hay ambientes de las unidades productoras de salud, servicios generales, instalaciones eléctricas y mecánicas no se encuentran acordes a las normas técnicas sectoriales aprobadas para un establecimiento de salud nivel II-E.

Ante esto, el consejero huamaliano, Dilmar Céspedes Salas, informó que la población se está organizando para protestar si es que no se inicia la obra el 25 de julio, como se acordó en una reunión con los representantes de la Presidencia del Consejo de Ministros.

“La población no va aceptar que nuevamente se aplace el inicio de la obra”, dijo al indicar que esperan la llegada del presidente Martín Vizcarra para poner la primera piedra.

“Deben levantar las observaciones ¡ya!”, expresó.