Germán Vargas Farías

Cómo escribir de Barata, y de toda la podredumbre que sus declaraciones han confirmado, poco antes del Día Internacional de la Mujer.

Cómo escribir sobre la reiterada afirmación que ha hecho la jefa del Gabinete Ministerial, Mercedes Araoz, y el mismo PPK, de que el intento de vacancia presidencial es una amenaza permanente que le hace mucho daño al país, a pocas horas de celebrar el Día Internacional de la Mujer.

Cómo escribir sobre el hasta ahora desconocido congresista fujimorista de apellido Yika, que deja a Keiko por Kenji, convirtiéndose nada menos que en Wolverine, estando tan próximos al Día Internacional de la Mujer.

Cómo escribir sobre la cínica invocación del ex dictador Fujimori para que prime la “mesura” y “una actitud responsable” en el país, si ya mismo es el Día Internacional de la Mujer.

Cómo escribir sobre el retiro de la invitación a Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, para que asista a la VIII Cumbre de las Américas en Lima, si mañana celebraremos el Día Internacional de la Mujer.

Cómo escribir sobre el proyecto de ley del congresista Mauricio Mulder, que prohíbe al Estado contratar publicidad en medios privados, y sobre el anuncio del gobierno peruano de acudir al sistema interamericano de derechos humanos (je, je), en caso el proyecto fuera aprobado, en la víspera del Día Internacional de la Mujer.

Cómo escribir sobre ese otro proyecto de ley del congresista Carlos Tubino, que penaliza con prisión las ofensas, agravios o insultos contra otras personas por sus creencias religiosas, ad portas del Día Internacional de la Mujer.

Cómo escribir sobre el proyecto de ley del Frente Amplio, para que en todas las instituciones públicas donde se expenden alimentos se ofrezcan menús veganos, atendiendo al clamor de veganos y vegetarianos históricamente discriminados (¡por fin, una buena noticia a mis 42 años de vegetariano!), si ya todos y todas están hablando de la marcha por el Día Internacional de la Mujer.

Si pues, lo que corresponde ahora es escribir del Día Internacional de la Mujer. ¿Y de qué se escribe en el Día Internacional de la Mujer? Por lo que he visto se escribe de la violencia contra ellas, del acoso que sufren, del feminicidio de cada día; pero también se escribe sobre lo lindas que son, sobre cómo pueden ser más bellas aún, y sutil o abiertamente se nos invita a reconocerlas, ya no como las reinas del hogar (¡esas son las mamás!), sino como algo parecido a las flores del jardín, a las cerezas de los pasteles, o –evocando a ese egregio misógino llamado Juan Luis Cipriani- como esas que se ponen, como en un escaparate provocando.

¡Pamplinas!, si quieres hablar, escribir, hacer discursos sobre la mujer, puedes hacerlo cualquier día, o todos los días del año.

Pero este 8 de marzo, marchemos conmemorando sus derechos, y comprometiéndonos, o renovando compromisos, para que cese la violencia y para que más allá de normas y convenciones el reconocimiento de la igualdad de género sea una realidad.